Sentencia N° 113-2016. Tribunal Aduanero Nacional. San José, a las catorce horas con treinta y cinco minutos del treinta y uno de marzo de dos mil dieciséis.

 

Conoce este Tribunal sobre el recurso de apelación interpuesto por el agente aduanero XXXXX de la agencia aduanal XXXXX S.A., en representación del importador XXXXX S.A., contra el ajuste operado en el despacho referente a la Declaración Aduanera de Importación número XXXXX de 24 de marzo de 2015 de la Aduana Santamaría.

 

RESULTANDO

 

 

  I.    Mediante Declaración Aduanera de Importación número XXXXX de 24 de marzo de 2015 de la Aduana Santamaría, el agente aduanero XXXXX de la agencia aduanal XXXXX S.A., en representación del importador XXXXX S.A. se nacionalizan  42 bultos con un peso de 1010 kilos de mercancía descrita como “llaves metálicas presentadas aisladamente” con un valor aduanero declarado de $13.186,61, aplicando el trato arancelario preferencial que concede el Tratado de Libre Comercio entre la República de Costa Rica y la República del Perú, (en adelante Tratado o TLC), Ley 9133, publicada en la Gaceta No. 81 del 24 de abril de 2013 que entró a regir en nuestro país a partir del  1 de junio de 20131. (Ver folios 48-61)

 

 II.    Durante el ejercicio del control inmediato y luego de la revisión documental a la que fue sometida la Declaración Aduanera de cita, el funcionario encargado, determina en lo de interés:

“... Efectuada la revisión documental se observa, según conocimiento de embarque (BL) que la mercancía se exporto del puerto de Callao, Perú el 15/02/2015 en el vapor Gabriel Schulte, contenedor Motu 0790569, marchamos 011595/054220 y según indica el manifiesto 20150386 la mercancía paso por el puerto de Caucedo, Republica Dominicana código de país 214, arribando a Costa Rica el 8/03/2015 en el vapor Welllngton Express en el contenedor T0HU9328913 marchamo 0128450... Se solicita la justificación del tránsito o almacenamiento de la mercancía en un tercer país. Asi mismo (sic) se determina que se solicita trato arancelario preferencial al amparo del acuerdo Perú — Costa Rica y que la mercancía se exporto el día 15 de febrero 2015 y el certificado de origen fue emitido el 27 de febrero... se procede a desaplicar el trato arancelario preferencial a la línea 1 del DUA 005-2015-XXXXX dado que no se presenta documentación adicional que justifique el transbordo en un país no parte del acuerdo TLC Perú- Costa Rica y que el certificado presentado a despacho fue emitido posteriormente a la exportación de las mercancías...

 

Razón por la cual deniega la aplicación del trato arancelario preferencial, reliquidando la obligación tributaria aduanera, lo cual generó una diferencia por pagar a favor del Fisco por la suma de ¢120.332.72. El referido ajuste se notifica el día 10 de abril de 2015.  (Ver folios 5, 21-22)

 

 III.  Por medio de impugnación tramitada a través del Sistema Informático Tica en fecha 13 de abril de 2015 y con  escrito presentado ante la Aduana Santamaría, el 14 de abril de ese mismo año, el agente aduanero XXXXX, en su condición antes dicha, interpone solicitud con levante con garantía y los recursos de reconsideración y apelación contra el ajuste objeto del presente procedimiento. Solicitando se deje sin efecto el ajuste realizado y se le otorgue plazo para aportar en certificado de origen corregido subsanando el error señalado. (Ver folios 1-4)

 

IV.  En fecha 28 de abril de 2015, con escrito número  4587, el recurrente aporta la Certificación de Origen y la justificación del tránsito o almacenamiento en un tercer país para finiquitar con la operación y sea devuelta la garantía de cumplimiento.  (Folios 6-18)

 

 

  V.  Mediante Resolución número RES-AS-DN-4569-2015 del 30 de noviembre de 2015, la Aduana Santamaría, conoce el recurso de reconsideración y  emplaza a la parte para que amplíe y reitere argumentos ante este Tribunal. Dicha resolución fue notificada en fecha 25 de enero de 2016. (Ver folios 36-46)

 

VI.  La Juez Instructora emite constancia que corre a folio 67, indicando que no se registra documento alguno en los archivos del Tribunal que pueda ser incluido con carácter de apersonamiento en este asunto.

 

 

VII.  Que en las presentes diligencias se han observado las prescripciones de ley.

 

Redacta la Licenciada Barrantes Coto.

 

CONSIDERANDO

 

 

  I.        La litis. El objeto de la presente litis se refiere a la aplicación o no del trato arancelario preferencial concedido por el Tratado, solicitada por el agente aduanero XXXXX de la agencia aduanal XXXXX S.A., en representación del importador XXXXX S.A., en favor de la mercancía amparada a la Declaración Aduanera de Importación número XXXXX de 24 de marzo de 2015 de la Aduana Santamaría, mediante la cual se destinó al régimen de importación definitiva mercancía declarada como: “LLAVES METÁLICAS PRESENTADAS AISLADAMENTE”, en razón de que el A Quo, durante el ejercicio del control inmediato, al detectarse que en el respectivo conocimiento de embarque indica que la mercancía se exporto del puerto de Callao, Perú el 15/02/2015 en el vapor Gabriel Schulte, contenedor MOTU0790569, marchamos 011595/054220 y según indica el manifiesto 20150386 la mercancía paso por el puerto de Caucedo, Republica Dominicana código de país 214, arribando a Costa Rica el 8/03/2015 en el vapor Welllngton Express en el contenedor T0HU9328913 marchamo 0128450, solicitando la correspondiente justificación del tránsito o almacenamiento de la mercancía en un tercer país sin que se aportara la misma; de igual manera la mercancía se exporto el día 15 de febrero 2015 y el certificado de origen fue emitido el 27 de febrero y hace ver que el certificado de origen no cumple con lo establecido en el Tratado, motivo por el cual se determina desaplicar el trato arancelario preferencial, generando una diferencia por pagar a favor del Fisco por la suma de ¢120.332.72.

 

 

 II.        Admisibilidad del recurso de apelación: En forma previa, revisa este Órgano el aspecto de admisibilidad del recurso de apelación interpuesto conforme la LGA, para establecer si en la especie se cumplen los presupuestos procesales que son necesarios para constituir un procedimiento válido. En tal sentido dispone el artículo 198 de la LGA, que contra la resolución dictada por la Aduana cabe recurso de apelación para ante este Tribunal, el cual debe presentarse dentro de los quince días hábiles siguientes a la notificación del acto impugnado, es decir, en tiempo. Así, tenemos que en este caso el ajuste apelado, para todo efecto legal, fue notificado mediante el sistema informático Tica, el 10/04/2015, y la recurrencia fue interpuesta el día 13/04/2015, en forma escrita y el día 14 de mismo mes y año (folios 01 y 21), lo cual ocurrió dentro del plazo legalmente establecido. Además, el recurso debe cumplir con los presupuestos procesales de forma relativos a la capacidad procesal de las partes que intervienen en el procedimiento, lo cual no genera problemas en el presente asunto, toda vez que quien recurre es el agente aduanero XXXXX de la agencia aduanal XXXXX S.A., en representación del importador XXXXX S.A., encontrándose el mismo debidamente acreditado para actuar en dicha condición, según constancia que corre a folio 66 del presente expediente administrativo, cumpliéndose en la especie con el presupuesto procesal de legitimación. En razón de ello, tiene este Tribunal por admitido el recurso de apelación para su estudio.

 

III.        Hechos probados. Con el objeto de determinar la verdad real de los hechos del presente procedimiento sancionatorio, considera este Tribunal que deviene de especial importancia destacar los hechos de interés que se tienen por probados en el asunto y que servirán de base para el análisis de las respectivas consideraciones:

 

1)    Que mediante la Declaración Aduanera de Importación número XXXXX de 24 de marzo de 2015 de la Aduana Santamaría, el agente aduanero XXXXX de la agencia aduanal XXXXX S.A., en representación del importador XXXXX S.A. declaró 42 bultos con un peso de 1010 kilos, para la mercancía constituida por “LLAVES METÁLICAS PRESENTADAS AISLADAMENTE”, con un valor aduanero declarado de $13.186.61 en la posición arancelaria 8301.70.00.00, aplicando el trato arancelario preferencial que concede el Tratado de Libre Comercio entre la República de Costa Rica y la República del Perú.

 

2)    En fecha 25/03/2015, por medio del sistema informático Tica, módulo Observaciones al DUA, se le indica al declarante:

 

1 estado de HAB =“ Aceptado” al estado DEC =“ En proceso de aforo Documental “ a las 14:39:01 del 24/03/2015.LEY 9133 TLC COSTA RICA-PERU, ART. 3,14 TRANSPORTE DIRECTO 1. “Para que una mercancía originaria mantenga dicha condición, deben ser transportada directamente entre las Partes” SE SE (sic) OBSERVA EN EL MANIFIESTO LA MERCANCÍA TUVO UN ALMACENAMIENTO TEMPORAL EN REPUBLICA DOMINICANA Y EMBARCO EN EL PUERTO DE CAUDEDO EN ESE PAIS. EN EL CUMPLIIENTO DE LAS DISPOSICIONES ESTABLECIDAS EN PARRAFO 2 SE ACREDITARÁN MEDIANTE LA PRESENTACION A LA AUTORIDAD ADUANERA DE LA PARTE IMPORTADORA LOS DOCUMENTOS DE TRANSPORTE 2 Y DOCUMENTOS EMITIDOS POR LA AUTORIDAD ADUANERA DEL PAIS DONDE SE REALIZA EL ALMACENAMIENTO ART.3. 16 CERTIFICADO DE ORIGEN  2. “El exportador de la mercancía deben completar y presentar un Certificado de Origen a la entidad autorizada, la cual será el responsable de su emisión antes o al momento de la fecha de embarque de la mercancía hacia el exterior, así como también en los casos señalados en el párrafo 6. SEGÚN INDICA EN EL CONOCIMIENTO DE EMBARQUE LA MERCANCÍA SE EXPORTO EL DÍA 15 DE FEBRERO 2015 Y EL CERTIFICADO DE ORIGEN FUE EMITIDO EL 27 DE FEBRERO. NO HAY OBSERVACION EN LA CASILLA 10 DEL CERTIFICADO DE ORIGEN.”

 (Ver folios 50 Y 50v)

 

3)    Que a través del sistema informático Tica, en fecha 10/04/2015, se notificó al declarante,  lo siguiente: (Ver folios 21-22)

 

Motivo: Por Acuerdo/Convenio - Marco Legal: LEY 9133 TLC COSTA RICA -PERU ART 22- 23-24-98-198 LOA 7557 - EFECTUADA LA REVISION DOCUMENTAL SE OBSERVA, SEGUN CONOCIMIENTO DE EMBARQUE (EL) QUE LA MERCANCIA SE EXPORTO DEL PUERTO DE CALLAO, PERU EL 15/02/20 15 EN EL VAPOR GABRIEL SCCHULTE, CONTENEDOR M0TU0790569 MARCHAMOS 011595/054220 Y SEGUN INDICA EL MANIFIESTO 20150386 LA MERCANCIA PASO POR EL PUERTO DE CAUCEDO, REPUBLICA DOMINICANA CODIGO DE PAIS 214, ARRIBANDO A COSTA RICA EL 08/03/2015 EN EL VAPOR WELLINGTON EXPRESS EN EL CONTENEDOR TGHU9328913 MARCHAMO 0128450. DE CONFORMIDAD CON LA LEY 9133 TLC COSTA RICA-PERU, ART. 3.14 TRANSPORTE DIRECTO 1. “Para que una mercancía originaria mantenga dicha condición, deberá ser transportada directamente entre las Partes” SE SOLICITA LA JUSTIFICACION DEL TRANSITO O ALMACENAMIENTO DE LA MERCANCIA EN UN TERCER PAIS. ASI MISMO (sic), SE DETERMINA QUE SE SOLICITA TRATO ARANCELARIO PREFERENCIAL AL AMPARO DEL ACUERDO PERU-COSTA RICA Y QUE LA MERCANCIA SE EXPORTO EL DIA 15 DE FEBRERO 2015 Y EL CERTIFICADO DE ORIGEN FUE EMITIDO EL 27 DE FEBRERO. NO HAY OBSERVACION EN LA CASILLA 10 DEL CERTIFICADO DE ORIGEN. POR LO QUE EN EL CUMPLIIENTO DE LAS DISPOSICIONES ESTABLECIDAS ART.3.16 CERTIFICADO DE ORIGEN 2. “El exportador de la mercancía deben completar y presentar un Certificado de Origen a la entidad autorizada, la cual será el responsable de su emisión antes o al momento de la fecha de embarque de la mercancía hacia el exterior, así- como también en los casis (sic) señalados en el párrafo 6. SE PROCEDE A DESAPLICAR EL TRATO ARANCELARIO PREFERENCIAL A LA LINEA 1 DEL DUA 005-2015-XXXXX DADO QUE NO SE PRESENTA DOCUMENTACION ADICIONAL QUE JUSTIFIQUE EL TRANSBORDO EN UN PAIS NO PARTE DEL ACUERDO TLC PERU-COSTA RICA Y QUE EL CERTIFICADO PRESENTANDO A DESPACHO FUE EMITIDO POSTERIORMENTE A LA EXPORTACION DE LAS MERCANCIAS. LO ANTERIOR GENERA UNA DIFERENCIA DE TRIBUTOS A PAGAR DE  Ȼ120,332.72 DESGLOSADO EN …”

4)    Que el Certificado de Origen transmitido fue emitido el 27 de febrero de 2015, por el órgano competente. (folio 59)

 

5)    Que de acuerdo con el Conocimiento de Embarque de GABCARGO CLX1502132 trasmitido con el DUA, la paleta con los 42 bultos de llaves metálicas se encuentran en el contendor MOTU0790569, marchamo o sello N° 00115951054220, vapor GABRIEL SHULTE  viaje 008 N destino CR. Y que el B/L aportado por el interesado con su recurrencia con el mismo número de MLS CORPORATE, mismo número de  contenedor  marchamos 0011595 /0542220H, sale de Puerto Callao el 15 de febrero de 2015, del vapor GABRIEL SHULTE  viaje 008 N, con destino Manzanillo PA – San José. (Folios 10 y 58)

 

6)    De conformidad con el manifiesto de carga 20150386, asociado al DUA XXXXX de 24 de marzo de 2015, el origen del viaje es 214 CAU (Puerto Caucedo en República Dominicana) y su destino es 188LIO (Puerto Caldera), arribando a Costa Rica el 08/03/2015, con el contendor TGHU9328913 con  B/L CLX15021328, marchamo PA0179644. (Ver documentos adjuntos, folios 27-29)

 

7)    Que la documental aportada por el recurrente que corre a folios 8-18 indica lo siguiente:

 

a)    Certificado de reexportación, emitido por la Autoridad Nacional de Aduanas de la República de Panamá de 09/04/2015 indica 1 paleta de llaves metálicas, procedentes de Callao Perú con peso de 1010 kilos, factura 000-3751, que sale de zona franca PIER 17 PANAMÁ INC./FRANCE FIELD, SECTOR NUEVE DE ENERO AL LADO DE BODEGA KENEX TRADING FRENTE A TEMPO INTERNACIONAL.  Destinatario  XXXXX S.A. (folio 9).

 

b)    Declaración de entrada 20150115014 de 25/02/2015 a Puerto de Manzanillo, Colón Panamá, Conocimiento de Embarque MOLU27802790438, país embarcante Perú (folios 16-18).

 

 

 

IV.        Sobre el Fondo. En el presente asunto se discute la aplicación del certificado de origen para acceder al trato arancelario preferencial regulado por el Tratado, a las mercancías amparadas a la Declaración Aduanera de Importación XXXXX de 24 de marzo de 2015 de la Aduana Santamaría, tramitada por el agente aduanero XXXXX de la agencia aduanal XXXXX S.A., en representación del importador XXXXX S.A., al considerar el A Quo, durante el ejercicio del control inmediato, que en el respectivo conocimiento de embarque indica que la mercancía se exporto del puerto de Callao, Perú el 15/02/2015 en el vapor Gabriel Schulte, contenedor Motu 0790569, marchamos 011595/054220 y según indica el manifiesto 20150386 la mercancía paso por el puerto de Caucedo, República Dominicana código de país 214, arribando a Costa Rica el 8/03/2015 en el vapor Welllngton Express en el contenedor T0HU9328913 marchamo 0128450, solicitando la correspondiente justificación del tránsito o almacenamiento de la mercancía en un tercer país sin que se aportara la misma; de igual manera la mercancía se exporto el día 15 de febrero 2015 y el certificado de origen fue emitido el 27 de febrero y hace ver que el certificado de Origen no cumple con lo establecido en el Tratado, motivo por el cual se determina desaplicar el trato arancelario preferencial, generando una diferencia por pagar a favor del Fisco por la suma de ¢120.332.72.

 

Es importante desde ya dejar establecido, en razón de los alegatos del recurrente  que desde el momento de la revisión documental, y de conformidad con el Tratado, que la Autoridad Aduanera le hizo ver al declarante las inconsistencias que se presentaban, por medio de la pantalla de observaciones del sistema informático Tica, haciendo ver la necesidad de justificar el transbordo por  razones geográficas y  probar que la mercancía se somete a control aduanero.

 

De esta forma, en armonía con las interpretaciones brindadas sobre el Tratado, así como la normativa que internamente debe aplicarse a los procedimientos aduaneros, tenemos que en la especie, al haberse encontrado la Declaración Aduanera de repetida cita en proceso de revisión y existiendo de por medio la comunicación entre el funcionario que tenía a cargo el control inmediato y la agencia de aduanas respectiva, aquel, como era lo procedente, abrió la posibilidad establecida en la normativa aduanera supracitada, así como en la LGA, su Reglamento y en el Manual de Procedimientos de Importación Definitiva de Mercancías, y señaló las inconsistencias acotadas para la correspondiente subsanación por parte del declarante (ver hecho probado 2), ya que de no hacerlo se estaría menoscabando los derechos de los administrados durante la etapa del control inmediato, lo cual en el caso concreto no sucedió, ya que como se ha desarrollado, él mismo tuvo la oportunidad procesal necesaria para enmendar sus actuaciones y presentar la prueba correspondiente, siendo que en dicha etapa se permite, y así es conocido por los agentes aduanero como profesionales auxiliares de la función pública que son[1], la aportación de pruebas, información y aclaración en torno a las dudas e inconsistencias detectadas precisamente durante el control efectuado previo al levante de las mercancías.

 

Bajo esa tesitura, vemos como en expediente, a pesar de la comunicación efectuada por la Autoridad Aduanera a través de las observaciones del sistema informático Tica, el interesado no presentó las pruebas que pudieran respaldar la situación respecto al si las mercancías estuvieron o no bajo control aduanero, en los puertos que atracan las mercancías, ya que de acuerdo al ingreso de la mercancía al territorio aduanero nacional, se determina que arriban de Puerto Caucedo República Dominicana y que dicho país  no es miembro del Tratado, y que las irregularidades que incidían sobre la efectiva aplicación del certificado de origen, no fueron solventadas por el declarante, como de seguido se analiza.

 

De esta forma, a la luz de un tratado de libre comercio, mediante el cual los países establecen reglas comunes para normar la relación comercial entre ellos, con el fin de consolidar y ampliar el acceso de sus productos y eliminar barreras arancelarias y no arancelarias, el certificado se convierte en el documento que acredita el origen y procedencia de las mercancías, permitiendo así aprovechar los distintos beneficios y preferencias arancelarias otorgadas a través de convenios y acuerdos suscritos con otros países, y de conformidad con las normas de origen pactadas en los respectivos acuerdos comerciales.

 

Así, tenemos que el Tratado en cuestión establece en el artículo 3.16, lo relativo al  certificado de origen, señala:

 

“Artículo 3.16: Certificado de Origen

 

1. A fin de que las mercancías originarias califiquen para el trato arancelario preferencial, al momento de la importación, el importador deberá tener en su poder el original de un Certificado de Origen válido emitido sobre la base del formato establecido en el Anexo 3.16, y proporcionar una copia a la autoridad aduanera de la Parte importadora cuando ésta lo requiera.

 

2. El exportador de la mercancía deberá completar y presentar un Certificado de Origen a la entidad autorizada, la cual será la responsable de su emisión antes o al momento de la fecha de embarque de la mercancía hacia el exterior, así como también en los casos señalados en el párrafo 6.

 

3. El Certificado de Origen cubrirá una o más mercancías de un sólo embarque.

 

4. El exportador de la mercancía que solicita un Certificado de Origen deberá presentar todos los documentos necesarios que prueben el carácter originario de la mercancía en cuestión, según sea requerido por la entidad autorizada. Asimismo, el exportador debe comprometerse a cumplir los demás requisitos aplicables a este Capítulo.

 

5. En caso de robo, pérdida o destrucción de un Certificado de Origen, el exportador podrá solicitar por escrito a la entidad autorizada que lo emitió, una copia certificada del Certificado de Origen original, la misma que se hará sobre la base de la factura de exportación o cualquier otra prueba que hubiese servido como base para la expedición del Certificado de Origen original, que tenga en su poder el exportador.

El duplicado emitido de conformidad con este párrafo deberá tener en el campo de observaciones la frase “COPIA CERTIFICADA del Certificado de Origen original número…………… de fecha……………”, con el fin de que el período de validez sea contabilizado desde el día señalado.

 

6. No obstante el párrafo 2, un Certificado de Origen, en casos excepcionales, podrá ser emitido con posterioridad a la fecha del embarque de la mercancía, siempre que:

 

(a) no fuera emitido antes o al momento del embarque debido a errores, omisiones involuntarias o cualquier otra circunstancia que pueda ser considerada justificada, siempre que no haya trascurrido más de un (1) año desde la exportación y el exportador entregue todos los documentos comerciales necesarios, así como la declaración de exportación endosada por la autoridad aduanera de la Parte exportadora; o

 

(b) se demuestra a satisfacción de la autoridad competente o entidad autorizada que el Certificado de Origen emitido inicialmente no fue aceptado al momento de la importación por razones técnicas. El período de vigencia debe mantenerse según lo indicado en el Certificado de Origen que se emitió originalmente.

 

En estos casos, se deberá indicar en el campo de observaciones del Certificado de Origen la frase “CERTIFICADO EMITIDO A POSTERIORI” debiendo indicar adicionalmente cuando se trate del supuesto señalado en el subpárrafo (b), el número y fecha del Certificado de Origen emitido originalmente.

7. Cuando el exportador de las mercancías no sea el productor, podrá solicitar la emisión de un Certificado de Origen sobre la base de:

(a) información proporcionada por el productor de la mercancía; o

 

(b) una Declaración de Origen entregada por el productor de las mercancías al exportador, señalando que las mercancías califican como originarias de la Parte exportadora.

 

8. Un exportador a quien se le ha emitido un Certificado de Origen notificará prontamente y por escrito a la autoridad competente de la Parte importadora, con copia a la entidad autorizada, a la autoridad competente de la Parte exportadora y al importador, cuando tenga conocimiento que las mercancías no califican como originarias.”

 

 

Conforme la normativa existente, hace notar el Tribunal que el certificado de origen sigue siendo el medio utilizado para dar fe del origen de las mercancías, según la letra del propio Tratado. Bajo esta línea, de los autos se desprende que es en el proceso de revisión documental al momento del despacho aduanero que la aduana advierte para el caso concreto que el certificado presentado no se puede aplicar, considerando este Órgano de Alzada que la Autoridad Aduanera tenía razones suficientes para cuestionarse la procedencia o no del beneficio arancelario pretendido, enmarcándose lo actuado dentro de las disposiciones fijadas por el Manual de Procedimientos Aduaneros (Procedimiento de Importación Definitiva y Temporal), que señala:

 

“VI. De la Revisión Documental

A.- Actuaciones de la Aduana

 

3º) El funcionario asignado tendrá en la aplicación informática la información del DUA, las imágenes de la documentación asociada y otra información disponible, debiendo realizar, al menos las siguientes actuaciones:

 

a)     comprobará que las imágenes de la documentación de respaldo correspondan con las declaradas y que la información sea legible.

 

(…) v. que el certificado de origen esté vigente, cumpla con los requisitos establecidos en los tratados suscritos por Costa Rica …” (lo resaltado no corresponde al original).

 

Centrándonos en el primero de los aspectos señalados por el A Quo para denegar el trato arancelario preferencial, entiéndase el transbordo de la mercancía, tenemos que la evolución del comercio internacional, orienta a los países que mantienen un intercambio comercial, a realizar operaciones expeditas, flexibles y adecuadas a la conveniencia, lo cual genera un impacto en las funciones del servicio aduanero, bajo la perspectiva de control y facilitación del comercio; así en razón de esta naturaleza propia del comercio internacional, las Partes que suscriben un Tratado, adicionalmente negocian una serie de disposiciones que vienen a regular diversos aspectos, que inciden sobre la aplicación o no de los beneficios que otorga el Tratado.

 

Entre dichos aspectos tenemos el principio de transbordo y expedición directa, entendido éste como la obligación de trasladar directamente desde un lugar de exportación ubicado en el territorio de una Parte al lugar de importación del territorio de la otra Parte, las mercancías sobre las cuales se solicita la aplicación del trato arancelario preferencial, y que en caso de no poder hacerlo llegar de forma directa por razones logísticas o de transporte y por ello deba atravesar un tercer país, en tal caso este envío no debería de ser objeto de ninguna operación distinta de las que permitan asegurar la integridad de las mercancías entre ellas la carga y descarga cuando sea necesario realizar una operación de transbordo de un medio a otro en su paso por el país no parte, todo bajo control de la autoridad aduanera de ese país. 

De esta forma, el transporte directo del país de exportación al país de importación, pretende garantizar que las mercancías que llegan al país de importación sean idénticas a las mercancías que salieron del país de exportación, en ese sentido señala la Organización Mundial de Aduanas:

“…El objetivo de esta norma es reducir las posibilidades de que las mercancías que cumplen los requisitos del trato preferencial con arreglo a un acuerdo de libre comercio, sean manipuladas o mezcladas durante el transporte con mercancías que no cumplan dichos requisitos.  Esto significa que la norma sobre el transporte directo no es de hecho una “norma de origen” en sí misma, sino un requisito administrativo para impedir la elusión y la manipulación abusiva de las mercancías originarias durante el transporte.

En algunas disposiciones sobre el origen, se prevén medidas estrictas con el fin de ayudar a la Aduana en su tarea de lograr que las mercancías sigan cumpliendo los requisitos del trato preferencial mientras son transportadas de un territorio a otro de una parte contratante de una zona de libre comercio, bajo vigilancia aduanera, aun cuando su transporte precise escalas o transbordos a través de un tercer país (…)

La mayoría de las disposiciones sobre normas de origen preferenciales contienen requisitos relativos al transporte de las mercancías originarias que se beneficiarán del trato comercial preferencial  previsto en los acuerdos comerciales regionales en el momento de su importación a un país beneficiario.  No obstante, en algunas circunstancias, se puede derogar la norma del transporte directo…”[2]

Las Partes al momento de negociar un Tratado, deciden si las normas del transporte directo serán estrictas, o si bien, tomando en cuenta factores geográficos o de conveniencia logística, disponen flexibilizarlas razonablemente, siendo que para el caso concreto, el numeral 3.14 del Tratado dispone:

Artículo 3.14: Transporte Directo

 

1. Para que una mercancía originaria mantenga dicha condición, deberá ser transportada directamente entre las Partes.

 

2. Se considerará transporte directo de la Parte exportadora a la Parte importadora, cuando:

(a) las mercancías sean transportadas sin pasar a través de un territorio no Parte; o

 

(b) las mercancías transiten a través de uno o más países no Partes, con o sin transbordo o almacenamiento temporal en dichos países no Partes, siempre que:

 

(i) permanezcan bajo el control de las autoridades aduaneras en el territorio de un país no Parte; y

 

(ii) no sufran ninguna operación distinta a la descarga, recarga, reembalaje, o cualquier otra operación a fin de mantenerlas en buenas condiciones.

 

3. El cumplimiento de las disposiciones establecidas en el párrafo 2 se acreditarán mediante la presentación a la autoridad aduanera de la Parte importadora de:

 

(a) en el caso de tránsito o transbordo, los documentos de transporte, tales como la guía aérea, el conocimiento de embarque, o documentos de transporte multimodal, que certifiquen el transporte desde el país de origen a la Parte importadora, según sea el caso; o

 

(b) en el caso de almacenamiento, los documentos de transporte, tales como la guía aérea, conocimiento de embarque, o documentos de transporte multimodal, que certifiquen el transporte desde el país de origen a la Parte importadora, según sea el caso y los documentos emitidos por la autoridad aduanera del país donde se realiza el almacenamiento.”

 

 

De esta forma, los países Parte acordaron, bajo ciertas condiciones, permitir el transporte indirecto o el transporte a través de países ajenos al Tratado, reconociendo que el tránsito de las mercancías a través de uno o varios terceros países no rompe el principio de transporte directo, siempre que se cumpla con las condiciones indicadas, y que en todo momento la misma se encuentre bajo vigilancia de la Autoridad Aduanera del país no parte del Tratado, lo cual debe demostrarse a través de los respectivos documentos de control aduanero.

Así, de acuerdo con la normativa citada, los elementos fácticos que se presentaron durante la nacionalización de la mercancía de cita justificaban el cuestionamiento de las circunstancias que mediaron en el tránsito de las mismas, pues en la Declaración Aduanera se consignó Perú como país de origen y de procedencia, sin embargo de la documentación de ingreso y nacionalización se desprendían otros datos, específicamente que se consignara como puerto de embarque Caucedo República Dominicana y puerto de origen Perú, y que el propio señor agente de aduanas al presentar una justificación del tránsito, con su recurso de reconsideración, confirma que además se transbordó y almacenó en Colón Panamá (hecho probado 7).

Así, con base en la normativa citada y en el cuadro fáctico descrito, mismos que se encuentran dentro de los motivos brindados por el A Quo, es que el funcionario aduanero emite las observaciones de referencia (ver hecho probado 2), con el fin de que éste procediera a aclarar la situación en apego a la normativa aduanera que envuelve la presente litis, sea el referido Tratado y bajo las condiciones ya señaladas, a pesar de lo cual, la justificación y el respaldo probatorio de tales circunstancias no se dio, por lo que no se podía dilucidar válidamente las cuestiones de hecho que dieron pie a que la mercancía estuviera en el puerto de Caucedo en República Dominicana, por lo que la desaplicación efectuada durante el despacho, se encuentra justificada, pues pese a la prevención ya señalada, el interesado no aporta la documentación solicitada, y la que aporta con su recurso no se refiere a la solicitada por la aduana,  quedando pendiente la documental respecto de que la mercancía estuvo bajo control aduanero, misma que nunca fue presentada al expediente,  resultando ser un requisito exigido por la normativa que nos ocupa.

 

Su justificación se basa en la estadía de la mercancía por Panamá y no en República Dominicana último lugar de procedencia de la mercancía, ya que de la documentación que obra en expediente se establece que la misma, sale de Perú en una carga consolidada (contenedor MOTU0790569),  sufre un almacenamiento y trasbordo en Panamá, sale hacia República Dominicana y arriba Puerto Limón el 08/03/2015 en el contenedor TGHU9328913, y se traslada a la jurisdicción de la Aduana Santamaría.

Debe tomarse en consideración que la demostración de la permanencia de las mercancías bajo control aduanero, es el eje fundamental para determinar si a pesar de no existir expedición directa de las mercancías, éstas mantienen el estatus de originarias, elemento que no fue aportado por el interesado, razón por la cual, debido a que no se aportó documento oficial emitido por la Autoridad Aduanera República Dominicana, que demostrara que las mercancías permanecieron bajo el control aduanero durante el período de tránsito por ese país no parte en el Tratado, este Tribunal considera que no es procedente la aplicación del beneficio arancelario pretendido.

Sobre la fecha de emisión del Certificado de Origen.

Por otra parte, la autoridad aduanero en el caso, hace ver al agente de aduanas, que el certificado de origen presentado, es inválido, en virtud de que el mismo es emitido el 27 de febrero de 2015, debiendo señalar este Tribunal, que constituye una razón más para denegar la aplicación de la preferencia arancelaria, toda vez que el Tratado en su artículo 3.16 (de previa cita), debe emitirse antes o al momento de su embarque que de acuerdo con los documentos en expediente ese embarque se dio el 15 de febrero de 2015, en Callao Perú (hecho probado 5). De lo contrario, se debió tramitar como un certificado de origen emitido con posterioridad a la fecha de embarque como lo prevé  el punto 6 a) del artículo 3.16 del Tratado, lo cual no sucedió en la especie.

En virtud de las consideraciones precedentes, no le resta más a este Colegiado que confirmar la denegación del trato arancelario preferencial requerido para las mercancías amparadas a la Declaración Aduanera de Importación de cita, por no estar amparadas a un certificado de origen válido y en consecuencia procede a declarar sin lugar el recurso de apelación interpuesto, confirmando el ajuste recurrido.

 

POR TANTO

 

Con fundamento en el Código Aduanero Uniforme Centroamericano, artículos 198, 205 a 210 de la Ley General de Aduanas, se dispone: Por mayoría este Tribunal resuelve declarar sin lugar el recurso y confirmar el ajuste realizado en el despacho. Remítase el expediente a la oficina de origen. Voto salvado del Licenciado Gómez Sánchez quien declara con lugar el recurso y revoca el ajuste practicado en el despacho. Asimismo, salva el voto el Licenciado Reyes Vargas quien de previo a resolver, ordena la devolución del expediente a la oficina de origen a efecto de que se incorpore la documental señalada, como probatoria del paso a República Dominicana.

Notifíquese al recurrente según lo solicita: ……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

y a la Aduana Santamaría por el medio disponible.

 

 

 

 

 

 

 

Loretta Rodríguez Muñoz

Presidente

 

 

 

 

 

Elizabeth Barrantes Coto                         Dick Rafael Reyes Vargas

 

 

 

 

 

 

 

Desiderio Soto Sequeira                                      Shirley Contreras Briceño

 

 

 

 

 

 

Alejandra Céspedes Zamora                               Luis Alberto Gómez Sánchez   


Voto salvado del licenciado Gómez Sánchez. Estima el suscrito con base en las consideraciones normativas contenidas en el TLC Perú - Costa Rica, además del análisis que se realiza con base en la documentación que consta en expediente, debe revocarse el acto recurrido y declarar con lugar el recurso interpuesto, de conformidad con las razones que de seguido se exponen.

 

El funcionario a cargo del despacho, asienta el rechazo de la preferencia arancelaria en los siguientes elementos:

 

“... Efectuada la revisión documental se observa, según conocimiento de embarque (BL) que la mercancía se exporto del puerto de Callao, Perú el 15/02/2015 en el vapor Gabriel Schulte, contenedor Motu 0790569, marchamos 011595/054220 y según indica el manifiesto 20150386 la mercancía paso por el puerto de Caucedo, Republica Dominicana código de país 214, arribando a Costa Rica el 8/03/2015 en el vapor Welllngton Express en el contenedor T0HU9328913 marchamo 0128450... Se solicita la justificación del tránsito o almacenamiento de la mercancía en un tercer país. Asi mismo (sic) se determina que se solicita trato arancelario preferencial al amparo del acuerdo Perú — Costa Rica y que la mercancía se exporto el día 15 de febrero 2015 y el certificado de origen fue emitido el 27 de febrero... se procede a desaplicar el trato arancelario preferencial a la línea 1 del DUA 005-2015-XXXXX dado que no se presenta documentación adicional que justifique el transbordo en un país no parte del acuerdo TLC Perú- Costa Rica y que el certificado presentado a despacho fue emitido posteriormente a la exportación de las mercancías...”.

 

En resumen son dos los elementos considerados para el rechazo: no se presenta documentación que justifique el transbordo en un país no parte del acuerdo TLC Perú - Costa Rica y que el certificado presentado a despacho fue emitido posteriormente a la exportación de las mercancías. 

 

El voto de mayoría, rechaza el recurso porque “…el interesado no presentó las pruebas que pudieran respaldar la situación respecto al si las mercancías estuvieron o no bajo control aduanero, en los puertos que atracan las mercancías, ya que de acuerdo al ingreso de la mercancía al territorio aduanero nacional, se determina que arriban de Puerto Caucedo República Dominicana y que dicho país  no es miembro del Tratado…”. Sobre la fecha del certificado la mayoría dice:

“…emitido el 27 de febrero de 2015, debiendo señalar este Tribunal, que constituye una razón más para denegar la aplicación de la preferencia arancelaria, toda vez que el Tratado en su artículo 3.16 (de previa cita), debe emitirse antes o al momento de su embarque que de acuerdo con los documentos en expediente ese embarque se dio el 15 de febrero de 2015, en Callao Perú (hecho probado 5). De lo contrario, se debió tramitar como un certificado de origen emitido con posterioridad a la fecha de embarque como lo prevé  el punto 6 a) del artículo 3.16 del Tratado, lo cual no sucedió en la especie…”

En aras de ser específico, no voy a reiterar las normas del Tratado relacionadas con la certificación de origen y transporte directo, citadas y desarrolladas en el voto de mayoría.

 

La notificación de la autoridad aduanera, señala que “…la mercancía paso por el Puerto de CAUCEDO, República Dominicana…”.   

 

Indica la Organización Mundial de Aduanas, que el transito directo busca  garantizar que las mercancías que llegan al país de importación sean las mismas  que salieron del país de exportación, en ese sentido señala:

“…El objetivo de esta norma es reducir las posibilidades de que las mercancías que cumplen los requisitos del trato preferencial con arreglo a un acuerdo de libre comercio, sean manipuladas o mezcladas durante el transporte con mercancías que no cumplan dichos requisitos.  Esto significa que la norma sobre el transporte directo no es de hecho una “norma de origen” en sí misma, sino un requisito administrativo para impedir la elusión y la manipulación abusiva de las mercancías originarias durante el transporte.

En algunas disposiciones sobre el origen, se prevén medidas estrictas con el fin de ayudar a la Aduana en su tarea de lograr que las mercancías sigan cumpliendo los requisitos del trato preferencial mientras son transportadas de un territorio a otro de una parte contratante de una zona de libre comercio, bajo vigilancia aduanera, aun cuando su transporte precise escalas o transbordos a través de un tercer país (…)

La mayoría de las disposiciones sobre normas de origen preferenciales contienen requisitos relativos al transporte de las mercancías originarias que se beneficiarán del trato comercial preferencial  previsto en los acuerdos comerciales regionales en el momento de su importación a un país beneficiario.  No obstante, en algunas circunstancias, se puede derogar la norma del transporte directo…”

Para el caso, se cumple las regulaciones en materia de tránsito según el TLC. El único país donde se determina con claridad un transbordo es en Panamá y conforma lo dispone el Tratado, se presento la Declaración de Exportación, emitida por las autoridades de Aduana de Panamá, acreditando que las mercancías no fueron objeto de ningún proceso de modificación o cambio y que siempre estuvieron bajo la supervisión de las aduanas panameñas. Se desprende un tránsito del vapor vía Republica Dominicana, pero como lo indica la Aduana “…la mercancía paso por el Puerto de CAUCEDO, República Dominicana…”, pero no precisa la existencia de un transbordo o descarga en el puerto del último país, porque el vapor señalado en la Declaración de Exportación, emitida por las autoridades de Aduana de Panamá, es el mismo con el que arriban las mercancías al país. El hecho de que un buque en su itinerario o ruta arribe a varios puertos no presenta una violación de las normas del tránsito directo, es una práctica usual en el transporte marítimo y comercio internacional, por lo que tampoco se debe justificar o aportar documental de las autoridades oficiales de cada puerto, excepto que se presente una descarga que implique la permanencia en el puerto de ese país.  Para el suscrito no existe violación sobre este particular, por lo se da un rechazo indebido por parte de la autoridad aduanera.

En cuanto la fecha de emisión del certificado de origen, se rechaza por qué fue emitido el 27 de febrero de 2015 y el embarque de las mercancías se dio el 15 de febrero de 2015, estableciendo la mayoría que el certificado tenía que haberse emitido con la leyenda de “emitido con posterioridad”, lo anterior a pesar de que el documento cumple todas las exigencias de formato y contenido y el DUA se registra hasta el día 24 de marzo de 2015, lo que implica que el hecho generador es posterior a la fecha de emisión del certificado.  La fecha de emisión corresponde a la fecha en que el documento tiene validez y es a partir de la misma que debería computarse la vigencia, lo que es acorde con los objetivos del TLC y la correcta interpretación de la Convención de Viena sobre los Tratados.  Pero además, el importador presenta un nuevo certificado de origen corregido, cumpliendo con la leyenda en la casilla 10: “Certificado Emitido a Posteriori”, subsanando cualquier error.

Por las razones expuestas, resuelto el recurso con lugar y revoco el ajuste realizado en el despacho.

 

 

 

 Luis Alberto Gómez Sánchez

 



[1] “Artículo 33.—Concepto. El agente aduanero es el profesional auxiliar de la función pública aduanera autorizado por el Ministerio de Hacienda para actuar, en su carácter de persona natural, con las condiciones y los requisitos establecidos en el Código Aduanero Uniforme Centroamericano y en esta Ley, en la presentación habitual de servicios a terceros, en los trámites, los regímenes y las operaciones aduaneras.

 

[2] www.wcoomd.org/en/topics/origin/...and...of.../tsp-spanish.aspx.