SENTENCIA N° 141-2013 Tribunal Aduanero Nacional. San José, a las nueve horas con cuarenta minutos del veintitrés de mayo dos mil trece.

 

Conoce este Tribunal el recurso de apelación interpuesto por el señor XXXXX , agente de aduanas de XXXXX , contra la resolución RES-DN-253-2012 del 08 de febrero de dos mil doce emitida por la Dirección General de Aduanas.

 

RESULTANDO:

 

I-    Que mediante Declaración Aduanera de Importación número XXXXX  del 20 de marzo de 2009 de la Aduana de Peñas Blancas, la Agencia de Aduanas XXXXX  S.A., en representación del importador XXXXX S.A., solicitó la nacionalización de 18 bultos de mercancía descrita como “Glucopon AV110”, con un valor CIF de $48.227.60, cancelando un monto total por concepto de obligación tributaria de ¢5.449.270.53. (Ver folios 127 a 137)

 

II-  Por medio de escrito de fecha 25 de mayo del 2009, el señor agente aduanero XXXXX , presentó formal reclamo para que en amparo al Tratado de Libre Comercio México-Costa Rica, le sea aplicado el certificado de origen que no fue presentado durante el despacho de las mercancías y en consecuencia solicita la devolución de impuestos por el trato preferencial, que asciende a la suma de ¢1.867.237.38. (Ver folios 1 a 16)

 

III- Con resolución RES- DN-253-2012 del 08 de febrero de 2012, la Dirección General de Aduanas (DGA) resuelve declarar sin lugar el reclamo presentado,  y de conformidad con lo dispuesto en el artículo 204 de la Ley General de Aduanas (LGA) le concede tres días para que presente los recursos correspondientes. Dicha Resolución que fue notificada al interesado el 23 de febrero de 2012. (Ver folios 89 a 96)

 

IV-   Dentro del plazo conferido, el día 27 de febrero de 2012 el agente aduanero XXXXX  presentó los recursos de reconsideración y apelación en contra del acto resolutivo indicado en el resultando anterior. (Ver folios 100 a 102)

 

V-     Con resolución número RES-DN-115-2013 del 06 de febrero de 2013 la DGA resolvió declarar sin lugar el recurso de reconsideración interpuesto y en aplicación del artículo 204 bis de la LGA, procedió a emplazar al interesado ante este Órgano de alzada para reitere o amplíe argumentos en el plazo de días hábiles a partir de la notificación de la presente resolución. (Ver folios 114 a 122)

 

VI-     Mediante escrito de fecha de recibido 26 de febrero de 2012, presentado ante esta instancia por el propio recurrente, solicita de forma expresa desistimiento del recurso de apelación interpuesto en autos, indicando para lo de interés lo siguiente: “Lo anterior debido al hecho de no contar con pruebas ni argumentos nuevos necesarios para debatir lo expuesto por la Dirección General de Aduanas”. (Ver folio 126)

 

VII-    Que en las presentes diligencias se han respetado las formalidades legales en la tramitación del recurso de apelación.

 

 

 

Redacta la Licenciada Céspedes Zamora; y,

 

 

CONSIDERANDO

 

I-        OBJETO DE LA LITIS: Es la procedencia o no del reclamo presentado por el señor agente aduanero XXXXX , para que en amparo al Tratado de Libre Comercio México-Costa Rica, le sea aplicado el certificado de origen que no fue presentado durante el despacho de las mercancías y en consecuencia solicita la devolución de impuestos por el trato preferencial, que asciende a la suma de ¢1.867.237.38; gestión que fue denegada por la DGA mediante resolución RES-DN-253-2012 del 8-2-2012 y contra la cual el interesado oportunamente había interpuesto los recursos de reconsideración y apelación, no obstante, con escrito de fecha 26-2-2013 visible a folio 126, el interesado presenta formalmente desistimiento al recurso de apelación incoado.

 

II-      SOBRE EL DESISTIMIENTO PRESENTADO. 

 

Consta en autos que el recurrente, luego de haber interpuesto un recurso de apelación contra lo resuelto por la DGA, presenta ante este Tribunal, el día 26 de febrero del 2013, una solicitud formal de desistimiento de la recurrencia en segunda instancia, indicando que “Lo anterior debido al hecho de no contar con pruebas ni argumentos nuevos necesarios para debatir lo expuesto por la Dirección General de Aduanas”.

 

Tenemos que, este Tribunal Administrativo tiene competencia para conocer y decidir sobre las pretensiones formuladas por los administrados sólo a partir de que es interpuesto el recurso de apelación previsto por la Ley General de Aduanas, naciendo en ese momento efectos jurídicos producto de la voluntad del interesado, dirigidos a que se revisen los actos de la Administración Activa.

 

Según el diccionario Enciclopédico de Derecho Usual de Guillermo Cabanellas, Editorial Heliasta, Tomo III, 27ª Edición, el “desistimiento” en el derecho procesal significa: “Abandono, deserción o apartamiento de la acción, demanda, querella, apelación o recurso”.  Dicho instituto acarrea la renuncia de la pretensión interpuesta, con la voluntad de que la autoridad respectiva no conozca sobre la misma.

 

De esta forma, y para el caso concreto de las actuaciones del Tribunal, al momento de presentarse una solicitud de desistimiento de un recurso de apelación, se hace manifiesta la voluntad del recurrente de destruir los efectos jurídicos generados con la presentación del recurso, sea la solicitud de conocimiento por parte de esta instancia administrativa; se trata de una declaración de voluntad del recurrente de no continuar el ejercicio de la fase recursiva iniciada por él.

 

Siendo por lo tanto que el escrito presentado por el agente aduanero en fecha 26 de febrero de 2013 (visible a folio 126), encierra en sí mismo una solicitud expresa de renuncia a que se conozca del recurso interpuesto, aunado al hecho de que la utilización de los medios de impugnación es potestad del administrado, según lo estipula el numeral 204 de la LGA, y en aras del fiel cumplimiento del principio de eficiencia desarrollado por la jurisprudencia constitucional al indicar que “…hay algunos principios constitucionales que informan la organización y función administrativas, tales como los de eficacia, eficiencia, simplicidad y celeridad … . Estos principios de orden constitucional, han sido desarrollados por la normativa infraconstitucional, así, la Ley General de la Administración Pública los recoge en los artículos 4°, 225, párrafo 1°, y 269, párrafo 1°, y manda que deben orientar y nutrir toda actuación administrativa”[1]; este Colegiado entra a conocer del desistimiento solicitado por el recurrente, sin que sea necesario ningún análisis anterior dada la naturaleza misma del instituto en cuestión, la cual se indicó supra.

 

El instituto del desistimiento de gestiones aduaneras no se encuentra contemplado expresamente en la LGA, razón por lo cual de acuerdo a lo dispuesto en los artículos números 208, 272 de dicho cuerpo normativo y al artículo 163 del Código de Normas y Procedimientos Tributarios, debe recurrirse supletoriamente a lo estipulado sobre el tema en la Ley General de la Administración Pública (en adelante LGAP).

 

En este sentido, tenemos que los artículos 337 a 339 de la LGAP, facultan al interesado a desistir por escrito del recurso de apelación, por ser éste un derecho o garantía procesal que le asiste a la parte involucrada, y que solo le afecta a ésta, analizada frente al interés público que tuviese que ejercer la Administración Pública en el procedimiento. De esta forma nuestro Ordenamiento Jurídico permite que quien ha formulado una pretensión ante la justicia administrativa, pueda desistir de ella, estableciéndose expresamente en el inciso 2) del artículo 339 de la citada ley que la Administración aceptará de plano el desistimiento o la renuncia, a menos que existieran otros interesados, reforzando la preeminencia de la voluntad del administrado de no continuar con su pretensión, pero siempre supeditado al interés general.

 

El inciso 3) del artículo 339 LGAP señala: “Si la cuestión suscitada por el expediente entrañare un interés general, o fuere conveniente sustanciarla para su definición y esclarecimiento, la Administración limitará los efectos del desistimiento o la renuncia a sus posibles consecuencias patrimoniales respecto del interesado, y seguirá el procedimiento en lo demás.”.

 

Es así que, en el presente caso se tiene que el desistimiento respecto al recurso de apelación presentado por el agente aduanero en representación de su mandante, contra lo actuado por la DGA referente al reclamo presentado para que se le aplicara el certificado de origen al amparo del TLC Costa Rica-México a la mercancías nacionalizadas con la Declaración Aduanera de Importación número XXXXX  del 20 de marzo de 2009, cumple con los presupuestos establecidos en la LGAP para admitirlo, tal y como se consigna de seguido:

 

-       El desistimiento como renuncia al recurso de apelación fue solicitado por escrito y en forma expresa y definitiva según consta en expediente a folio 126.

 

-       Los efectos del mismo únicamente se refieren o afectan los intereses del recurrente, estando debidamente acreditado en expediente que tanto el recurso de apelación como su renuncia fueron presentados por el señor XXXXX , en su condición de agente aduanero de XXXXX , actuando en representación del importador XXXXX S.A., no habiéndose apersonado otros interesados en la presente litis.

 

-       No existe ninguna afectación al interés general en razón de que con el desistimiento queda en firme el despacho de las mercancías amparadas a la Declaración Aduanera Nº XXXXX  del 20-3-2009 y consecuentemente el pago total de impuestos realizados por la suma de ¢5.449.270.53, según consta en el Talón del DUA visible a folio 134 del expediente.

 

Teniendo claro que no existe ningún interés de que se conozca el recurso de apelación ante esta instancia, pues al haber solicitado el recurrente su desistimiento, determina su voluntad expresa de eliminar todo efecto jurídico surgido respecto a la interposición del recurso en cuestión, resulta procedente acoger la petición de desistir del recurso, dando por terminado el presente procedimiento y ordenando la remisión de los autos a la DGA para lo que estime pertinente.

 

POR TANTO

 

Con fundamento en los artículos números 204, 208 y 272 de la Ley General de Aduanas, 163 del Código de Normas y Procedimientos Tributarios y 337, 338 y 339 de la Ley General de la Administración Pública, por unanimidad este Tribunal acoge el desistimiento presentado. Remítanse los autos a la oficina de origen.

 

Notifíquese al recurrente al lugar señalado: XXX y a la Dirección General de Aduanas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Loretta Rodríguez Muñoz

Presidente

 

 

 

 

 

Elizabeth Barrantes Coto                            Mariela Chacón Salas

 

 

 

 

Desiderio Soto Sequeira                                        Alejandra Céspedes Zamora

 

 

 

 

 

Dick Rafael Reyes Vargas                          Luis Gómez Sánchez



[1] Sentencia de la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia número 2003-03928, de las 15:58 horas del 13 de mayo de 2003.