“[…] LA LITIS: Discute la interesada la decisión de la Autoridad Aduanera de anular la Declaración Aduanera de Importación Definitiva número XXX del 05 de junio de 2016 de la Aduana Central, mediante la cual la agente aduanera XXX, en nombre del importador XXX, declaró un vehículo usado, Toyota Echo, año 2003, sedan dos puertas, número de VIN XXX, en la posición arancelaria 8703.22.69.33, con un valor aduanero de  $2.526,1, al determinar que el mismo presentaba un título de propiedad “Salvage” y daños en la carrocería.[…].

 

[…] la recurrente, luego de haber interpuesto un recurso de apelación contra el ajuste operado en el despacho en relación a la Declaración Aduanera de Importación Definitiva número XXX del 05 de junio de 2016, presentó ante el A Quo, el 24 de abril de 2015, con posterioridad a la resolución que conoció el recurso de reconsideración, y ante este Órgano de Alzada en fecha 17 de agosto de 2016, solicitud de desistimiento de la recurrencia. […].

 

Tenemos que, este Tribunal Administrativo tiene competencia para conocer y decidir sobre las pretensiones formuladas por los administrados sólo a partir de que es interpuesto el recurso de apelación previsto por la LGA, naciendo en ese momento efectos jurídicos producto de la voluntad del interesado, dirigidos a que se revisen los actos de la Administración Activa.

 

[…] en el presente caso se tiene que el desistimiento respecto al recurso de apelación presentado en autos, contra lo actuado por la Aduana Central, cumple con los presupuestos establecidos en la LGAP para admitirlo […].

 

[…] POR TANTO

Con fundamento en los artículos números 198, 208 y 272 de la Ley General de Aduanas, 163 del Código de Normas y Procedimientos Tributarios y 337, 338 y 339 de la Ley General de la Administración Pública, por mayoría este Tribunal acoge el desistimiento presentado. […].”