I.    “[…] Objeto de la litis. El objeto de la presente litis se refiere al procedimiento ordinario sancionatorio iniciado por la Dirección General de Aduanas contra el auxiliar de la función pública aduanera en calidad de transportista aduanero XXX, al considerar que es acreedor a la sanción de suspensión por no atender el requerimiento expreso de la Autoridad Aduanera realizado mediante el oficio AS-DN-xxx-2xxx del xx de octubre del 2xxx en el sentido de suministrar dentro del plazo de 10 días hábiles, documento donde conste la salida efectiva en el destino autorizado (Aduana Central) de la declaración aduanera de tránsito de zona franca Nº XXX de xx de noviembre de 2xx, cuya consecuencia en criterio del A Quo consiste en la aplicación de la sanción de cinco días en el ejercicio de su actividad, de conformidad con lo dispuesto en el citado artículo 238 h) de la LGA.

 

[…] estimando este Tribunal que es correcta la actuación de la Administración al sancionar al recurrente por incumplir con las prescripciones señaladas, puesto que del análisis de todos los elementos de la culpa efectivamente se determina que la empresa XXX,  ha actuado en forma negligente, violentando inclusive lo dispuesto en el artículo 48 del RLGA, que indica que los auxiliares de la función pública están obligados a “brindar apoyo, concurso y auxilio a los funcionarios de los órganos fiscalizadores”, sin las cautelas o precauciones necesarias para evitar el resultado perjudicial al no disponer la Aduana Santamaría de la información necesaria para alcanzar el objetivo propuesto y comunicado al Transportista Aduanero, incumpliendo con su deber de aportar la documentación requerida relacionada con las declaraciones de tránsito de repetida cita, lo anterior dentro del plazo y condiciones establecidas, estando obligado a ello en virtud de las obligaciones que el ordenamiento jurídico le impone sin que existan circunstancias o causas que eximan o eliminen su culpabilidad, tal y como ha quedado debidamente demostrado supra.[…]

 

POR TANTO

 

 

Con base en las facultades otorgadas por el Código Aduanero Centroamericano,  los artículos 204 y 205 de la Ley General de Aduanas, por mayoría este Tribunal resuelve  declarar sin lugar el recurso y confirmar la resolución  recurrida. Se da por agotada la vía administrativa. Remítase el expediente a la oficina de origen.  Voto Salvado de los Licenciados Contreras Briceño, Villalobos Orozco y Velázquez Díaz quienes anulan todo lo actuado en expediente a partir del acto de inicio del procedimiento inclusive.  […]”.