“[…] La litis. Se circunscribe a la sanción impuesta por la Aduana de Limón al transportista aduanero XXXX de quinientos pesos centroamericanos por cada infracción cometida, para un total de dos mil quinientos pesos centroamericanos o su equivalente en moneda nacional, fundamentada en el artículo 236 inciso 8 de la LGA, en razón de que el tránsito aduanero de las unidades de transporte y las mercancías amparadas a los DUAS números XXXX todos de fecha 25 de marzo de 2xxx, iniciaron después de las 72 horas naturales siguientes a la autorización dada por la Autoridad Aduanera, transgrediendo lo dispuesto en el artículo 140 de la Ley General de Aduanas, toda vez que se tiene por comprobado en autos, que los tránsitos iniciaron respectivamente, el día 08 de abril de 2008 a las 14:29 horas (declaración XXXX), el 07 de abril de 2xxx a las 12:20 horas (declaraciones XXXX y XXXX), el 04 de abril de 2xxx a las 11:14 horas (declaración XXXX) y el 04 de abril de 2xxx a las 13:31 horas (declaración XXXX), siendo que la fecha de aceptación y autorización del tránsito, se dio el día 25 de marzo del 2xxx. […].

 

De manera que, como se indicara, existe culpa del transportista aduanero a título de negligencia, por no iniciar el tránsito dentro del plazo previsto en la normativa.

Está demostrado en la presente litis que el transportista aduanero inició el tránsito fuera del plazo de las 72 horas de conformidad con el citado artículo 140 y no demuestra que, se diera en la especie ninguna causa eximente de responsabilidad prevista en la ley, siendo procedente confirmar la sanción impuesta, ya que el argumento respecto de que el retraso ocurrió por el horario especial de Semana Santa, tal y como se verificó líneas atrás, no puede tomarse como una causa eximente de su responsabilidad, pues se tiene demostrado en expediente que los depósitos fiscales, solo cerraron los días 20 y 21 de marzo de 2008, mientras que la autorización para el transporte de las cargas de cita se realizó el 25 de marzo de 2008, cuando ya había pasado la Semana Mayor, por lo que no es una justificante para no iniciar el tránsito en tiempo. […]

 

POR TANTO

 

Con fundamento en el artículo 104 del Código Aduanero Uniforme Centroamericano, artículos 198 y 205 a 210 de la Ley General de Aduanas, y demás consideraciones de hecho y de derecho, por mayoría este Tribunal declara sin lugar el recurso y confirma la resolución recurrida. Se da por agotada la vía administrativa. Se remiten los antecedentes a la oficina de origen. Voto salvado del Lic. Reyes Vargas quien declara inadmisible el recurso. […]”.