“[…] OBJETO DE LA LITIS: El presente asunto trata sobre la interposición de un "reclamo" por supuesto pago indebido sobre la importación de “camión cisterna de peso inferior a 20 toneladas” amparado a la declaración aduanera N° xxx del 22-12-2003, de la Aduana de Limón, al considerar que no correspondía pagar el monto de 25% de ganancia estimada, toda vez que xxx no se dedica a la venta de vehículos (comercialización) sino a la actividad de transportar combustible para las aeronaves que aterrizan en suelo nacional. El recurrente en esencia alega que el Decreto Ejecutivo N° 29265-H no aplica al vehículo en mención por no estar afecto al impuesto de selectivo de consumo. […]

 

[…] Resulta evidente que en el caso de marras estamos en presencia de un acto consentido cuyos efectos conllevan la caducidad del proceso recursivo. Conforme se tiene por demostrado, el interesado presenta su inconformidad el 31 de enero de 2005, más de dos años después de que se notificara el adeudo, por lo cual el acto adquirió firmeza ante el consentimiento del interesado en virtud del no ejercicio en tiempo de los recursos procedentes y así debió declararlo la Aduana. […]

 

POR TANTO

 

De conformidad con el artículo 91 del Código Aduanero Centroamericano, los artículos 198, 204, 205 y 208 de la Ley General de Aduanas, por mayoría este Tribunal resuelve declarar sin lugar el recurso. Se da por agotada la vía administrativa. Remítase los antecedentes a la oficina de origen. Voto salvado de los licenciados Reyes Vargas, Soto Sequeira y Gómez Sánchez quienes de previo a resolver ordenan al recurrente presentar certificación notarial o registral indicativa de quien es el titular de la mercancía. […]”