DGT-1269-2020

San José, 19 de octubre de 2020

 

 

 

Señor                                                                                                  Notificaciones:

 [...]                                                                              [...] .com  

Representante Legal                                                    Atención: Lic.  [...]

 [...] S.A.

Presente

 

 

Asunto: Respuesta a consulta tributaria sobre el cobro del IVA en los servicios turísticos brindados a través de la plataforma Booking.com

 

 

Estimado señor:

 

En atención a su nota de fecha 6 de diciembre de 2019, presentada el día 16 de diciembre de ese mismo año a la Dirección General, mediante la cual presenta una consulta tributaria amparada en el artículo 119 del Código de Normas y Procedimientos Tributarios, relacionada con el cobro del impuesto sobre el valor agregado (en adelante IVA) en los servicios turísticos brindados a través de la plataforma Booking.com, se brinda respuesta en los términos expuestos en el presente oficio.

 

I.                     Cuadro Fáctico

 

1.        [...] S.A. es una sociedad debidamente constituida en Costa Rica que funciona como hotel y brinda servicios de explotación de actividades turísticas, explotación de piscinas o albercas de baño y servicio de restaurante.

 

2.       Dicha entidad se encuentra inscrita en la Administración Tributaria en tales actividades productivas con el nombre comercial de Hotel  [...] , ubicado en La Fortuna de San Carlos.

 

3.       Dentro de los servicios turísticos que brinda se encuentran el de restaurante, uso de piscinas, bar húmedo, spa, canopy, cabalgatas, transporte turístico y servicios de tours.

 

4.       Indica que utiliza la plataforma Booking.com donde se encuentra registrado como anfitrión para que viajeros ocasionales y de negocios alrededor del mundo puedan realizan reservaciones al hotel directamente desde esa plataforma. Estos huéspedes generalmente son extranjeros y ocasionalmente son nacionales. 

 

5.       La mayoría de estos huéspedes cancelan sus reservaciones a través de tarjeta de crédito a Booking.com y ésta a su vez se encarga de cobrar su comisión y depositar el saldo restante en la cuenta de su representada. Bajo esta modalidad, el cliente del hotel es Booking.com. En otros casos, los huéspedes cancelan sus reservaciones directamente en el hotel. En este caso, el hotel, cobra la totalidad del pago y remesa a Booking.com la comisión por el uso de su plataforma. En este escenario, el cliente del hotel es el huésped, sea este nacional o extranjero.

 

6.       Manifiesta además que la empresa cuenta con la declaratoria turística otorgada por el Instituto Costarricense de Turismo (ICT) mediante resolución G-044-2003 del 13 de enero de 2003 y cuya vigencia se comprueba según lo indicado en el oficio DGA-1708-2019 del 22 de abril de 2019, emitido por dicho Instituto.

 

7.       Expresa que, en el caso de los guías turísticos, es usual que tanto los extranjeros como los locales requieren el pago de comisiones como incentivo para promover y atraer a los turistas al hotel. Estas comisiones se cancelan únicamente en el caso de que el turista efectivamente utilice las instalaciones del hotel, o bien sus amenidades (sea piscinas, restaurante, etc.). Aclara que los guías turísticos extranjeros no están inscritos como contribuyentes ante la Administración Tributaria y que solo algunos de los locales lo están, pues tienen un trabajo fijo con una empresa privada.

 

II.                   Consulta planteada

 

El consultante presenta textualmente las siguientes consultas:

 

“1. Aplicación del IVA y el Impuesto de Remesas al Exterior por ventas a través de Booking.com

 

1.1. ¿En las reservaciones a través de Booking se debe aplicar el IVA? ¿En qué momento debe el Hotel emitir la factura electrónica de compra?

 

1.2. ¿En las ventas a través de Booking, cuál es la base para facturar con IVA? ¿En los casos donde el Hotel cobra directamente al huésped extranjero, debe realizar el pago a Booking por su comisión haciendo retención en la fuente del Impuesto de Remesas al Exterior?

 

2. Aplicación del IVA en servicios turísticos que previamente no se encontraban gravados con el Impuesto General sobre las Ventas.

 

2.1. ¿Resulta aplicable los transitorios IX de la Ley 9635 y IX del Decreto 41779 a los servicios de uso de piscinas, bar húmedo, spa, canopy, cabalgatas, transporte turístico y los servicios de tours?

 

3. Posibilidad de generación de comprobantes de compra para el pago de servicios a personas que no sean contribuyentes.

 

3.1. Tratándose de los guías turísticos extranjeros que no son contribuyentes inscritos en el Sistema de la Administración Tributaria, ¿se debe emitir una factura electrónica de compra en los términos del Decreto 41280?

 

3.2. Tratándose de los guías turísticos que son empleados de agencias independientes, y no están inscritos como contribuyentes, ¿la empresa puede emitir una factura electrónica de compra en los términos del Decreto 41280?”

 

III.                 Criterio del consultante

 

Consulta 1.1.: Indica el consultante que la Ley 9635 que creó el IVA gravó con dicho impuesto la prestación de servicios cuando el destinatario es un contribuyente en los términos del artículo 4 de la Ley del Impuesto al Valor Agregado (en adelante LIVA), así como cuando el destinatario sea un contribuyente ubicado en el territorio de Costa Rica, con independencia de dónde esté ubicado el prestador y del lugar desde el que se presentan los servicios.

 

El artículo 3 del Reglamento a la Ley del Impuesto sobre el Valor Agregado (en adelante RLIVA) establece que se entenderá por "prestación de servicios realizados en el territorio nacional" los que se presten o consuman en el territorio nacional, así como aquellos en los que el contribuyente adquiere, de parte de un proveedor no domiciliado, un servicio que será utilizado en el territorio nacional.

 

Manifiesta que las reservaciones a través de Booking.com por personas que se hospedarán en Costa Rica, se encuentran sujetas al IVA, en virtud de que se trata de un servicio que es utilizado en territorio nacional, independientemente de que el proveedor del servicio se encuentre en el extranjero.

 

Agrega el consultante que el artículo 3 de la LIVA indica que en la prestación de servicios el hecho generador ocurre en el momento de la facturación o de la prestación del servicio, el acto que se realice primero. Por su parte, el artículo 6 del RLIVA, indica el momento en que se configura el hecho generador en la prestación de servicio, haciendo referencia a la emisión del "comprobante electrónico" o al momento de la prestación del servicio, lo que se configure primero.

 

Señala que el Decreto Ejecutivo 41280-H creó la "factura electrónica de compra", cuya emisión procede en los casos en que el vendedor es una empresa extranjera que no está inscrita en Costa Rica como contribuyente, como lo es el caso de Booking.com.

 

Tomando en consideración que la plataforma de Booking.com tiene dos mecanismos de cobro para las reservaciones: (i) realizando directamente el cobro mediante tarjeta de crédito al huésped que hace la reserva en línea, cobrando su comisión y haciendo luego la transferencia al hotel por la reservación; y (ii) a través del hotel, quien cobra la comisión de Booking.com y el monto por la reservación propiamente dicha, remesando luego a Booking.com la comisión correspondiente, el hecho generador ocurre entonces en momentos distintos.

 

Cuando Booking.com se encarga de cobrar al huésped y depositar la porción correspondiente al hotel, el hecho generador se da cuando el hotel recibe la cancelación de su porción, confirmando así la reservación. Entonces, el hotel deberá emitir la factura en el momento en que reciba el pago de su porción, aunque el huésped haga la visita posteriormente.

 

En los casos donde Booking.com cobró mediante tarjeta de crédito al huésped, el hecho generador surge en el momento en el que Booking.com cancela al hotel la reservación y este será el momento en que se debe emitir la factura de compra en los términos del Decreto Ejecutivo 41820-H.

 

Consulta 1.2.: Cuando el huésped paga directamente a través de Booking.com, esta plataforma cobra su comisión y hace la transferencia al hotel por la reservación, de modo que el hotel debe emitir una factura electrónica con IVA únicamente por la porción relativa a la reservación de hotel, pues es su único ingreso en la transacción.

 

Cuando el hotel cobra al huésped tanto la comisión de Booking.com como la reservación propiamente dicha y luego remesa a Booking.com la comisión correspondiente, el hotel debe emitir una factura electrónica con IVA únicamente por la porción relativa al hotel, no así sobre la comisión, pues esta no constituye un ingreso para el hotel, sino que, en virtud del acuerdo contractual, se encuentra obligado a retener la comisión de Booking.com y luego transferirla a dicha entidad.

 

Con fundamento en el artículo 59 de la Ley de Impuesto sobre la Renta (en adelante LISR), en el momento en que el hotel pague a Booking.com su comisión, deberá realizar una retención del 15%.

 

Consulta 2.1: La Ley 9635 estableció un impuesto que recae sobre la generalidad de bienes y servicios. De esta forma, los servicios turísticos quedaron sujetos al IVA con la tarifa general de 13% que establece el artículo 10 de la LlVA. Sin embargo, en virtud del transitorio IX de dicha ley, se creó una tarifa especial escalonada.

 

Por su parte, el transitorio IX del RLIVA dispuso que a los operadores de servicios turísticos que no estén debidamente inscritos ante el ICT no les serán aplicables los beneficios tributarios citados en el transitorio IX de la Ley 9635, debiendo éstos liquidar y pagar el IVA aplicando la tarifa general del artículo 10 de la LIVA. Además, indica este transitorio que los servicios turísticos que se encontraban gravados conforme a la Ley del Impuesto General sobre las Ventas no gozarán de los beneficios tributarios citados en el transitorio IX de la supra citada ley. Para estos efectos, el hecho generador en este tipo de servicios es el definido en el numeral 2) del artículo 2 de la LIVA.

 

De conformidad con lo anterior, la exoneración establecida para el primer año de vigencia de la ley, así como la tarifa especial escalonada para el segundo, tercero y cuarto año, resultan aplicables únicamente cuando se cumplen dos condiciones:

 

(i)                  Cuando se trate de servicios que no se encontraban sujetos al anterior Impuesto General sobre las Ventas; y

(ii)                 Cuando la empresa que los brinda se encuentra inscrita en el ICT como operador de servicios turísticos.

 

En relación con el primer punto, el artículo 1 de la Ley del Impuesto General sobre las Ventas (en adelante LIGSV) establecía como servicios gravados, entre otros, los siguientes: centros nocturnos, sociales, de recreo y similares, hoteles, moteles, pensiones y casas de estancia transitoria o no y servicios de lavandería y aplanchado de ropa de toda clase.

 

En cambio, no se encontraban gravados el uso de piscinas, bar húmedo, spa, canopy, cabalgatas, transporte turístico, ni servicios de tours. Por estas razones, estos servicios quedan cubiertos por la exoneración y las tarifas especiales escalonadas que establecen los transitorios antes citados de la Ley 9635 y RLIVA.

 

Consulta 3.1.: La LISR, reformada mediante la Ley N°9635, en su artículo 1 establece que el impuesto sobre las utilidades aplica para personas físicas, jurídicas y entes colectivos sin personalidad jurídica domiciliadas en el país, que desarrollen actividades lucrativas de fuente costarricense. De esta forma, sostiene el consultante que no puede exigir a los guías turísticos extranjeros una factura electrónica por la comisión que se paga. En su lugar, emitiría una factura electrónica de compra en los términos del Decreto Ejecutivo 41280-H que le permita amparar el pago correspondiente y la deducibilidad del gasto.

 

Consulta 3.2.: Tratándose de los guías turísticos locales, siendo que son empleados de una empresa de turismo y no se encuentran inscritos como contribuyentes, deberá emitir una factura electrónica de compra en los términos del Decreto Ejecutivo 41280-H que le permita amparar el pago correspondiente y la deducibilidad del gasto.

 

IV.                Criterio de esta Dirección General

Una vez examinados los hechos indicados en el escrito de consulta, con respecto a cada una de las consultas puntuales, esta Dirección General considera que:

 

Consulta 1.1.: Los servicios de hotelería prestados por su representada se encuentran sujetos al IVA, independientemente de que la reservación se realice o no a través de la plataforma Booking.com, debiendo su representada emitir el respectivo comprobante electrónico por los servicios brindados al cliente y cobrarse el IVA que corresponda. El devengo del impuesto se dará entonces al momento de la prestación del servicio o de la emisión del comprobante electrónico, lo que ocurra primero.

 

Lo anterior es aplicable incluso para aquellos casos en que el cliente pague por tales servicios directamente a través de la plataforma Booking.com, por cuanto este mecanismo de pago a través del intermediario no desvirtúa la relación entre el prestador del servicio (el hotel) y el cliente (el huésped), ni convierte a Booking.com en el prestador del servicio.

 

Consulta 1.2.: La base imponible para el cobro del IVA sobre servicios de hotelería prestados por su representada está constituida por el precio de venta[1] fijado para estos efectos, incluyendo la comisión de Booking.com y otros impuestos que recaigan sobre estos servicios.

 

Cuando el hotel cobre directamente al cliente el monto total acordado al efectuar la reservación por Booking.com, dentro del cual se encuentra la comisión de la plataforma por sus servicios de intermediación, deberá su representada retener el impuesto sobre remesas al exterior, cuya tarifa será del 30% sobre el monto bruto de la comisión, bajo el entendido de que Booking.com es una entidad no residente en Costa Rica que percibe rentas de fuente costarricense.

 

Consulta 2.1.: Se confirma el criterio de su representada en cuanto a que la aplicación del transitorio IX de la Ley 9635 y IX del RLIVA depende de: i) los servicios turísticos no estuviesen gravados con el impuesto general sobre las ventas y ii) la empresa que brinde tales servicios esté inscrita en el ICT como operador de servicios turísticos. Por ende, aquellos servicios turísticos que se encontraban gravados con el impuesto general sobre las ventas no podrán beneficiarse del tratamiento tributario transitorio dispuesto en la Ley 9635, debiendo aplicarse las normas generales de la LIVA.

 

En ese sentido se le indica que según lo dispuesto mediante el artículo 2 de la Ley 9882 denominada: “Atención al sector turismo debido a la emergencia nacional por Covid-19, mediante la modificación del artículo 26 y del transitorio IX de la Ley 9635, Fortalecimiento De Las Finanzas Públicas, de 3 de Diciembre de 2018”, publicada en el Alcance digital N°218 a La Gaceta N°207 del 19 de agosto de 2020, se modifica el Transitorio IX, introduciendo un nuevo texto, el cual se presenta a continuación:

 

“ARTÍCULO 2- Reforma del transitorio IX del título V, capítulo I de la Ley 9635, Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, de 3 de diciembre de 2018. Los textos son los siguientes:

 

TRANSITORIO IX- Los servicios turísticos prestados por quienes se encuentren debidamente inscritos ante el Instituto Costarricense de Turismo (ICT) estarán exentos del impuesto sobre el valor agregado durante los dos primeros años de vigencia de la presente ley.

 

Asimismo, estarán sujetos a una tarifa reducida del cuatro por ciento (4%) durante el tercer año de vigencia de esta ley, sea a partir del 1 º de julio del año 2021, y a una tarifa reducida del ocho por ciento (8%) durante el cuarto año de vigencia de esta ley, sea a partir del 1 º de julio del año 2022. A partir del quinto año de vigencia de esta ley, sea a partir del 1 º de julio del año 2023, estarán sujetos a la tarifa general del impuesto sobre el valor agregado.

 

Las obligaciones tributarias devengadas desde el 1 de julio de 2020 hasta la entrada en vigencia de la reforma contenida en esta ley se deberán declarar y pagar al fisco en los términos previstos en la Ley 9635, Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, de 3 de diciembre de 2018.”

 

Consulta 3.1.: Para el caso de los guías turísticos extranjeros a los que se su representada les paga una comisión, se confirma que éstos no están obligados a emitir comprobantes electrónicos, por tratarse de personas no domiciliadas en el país, debiendo su representada emitir una factura electrónica de compra , siendo el consultante el encargado de retener y cancelar al fisco el IVA pagado al guía turístico extranjero, en total apego a la LIVA.

 

Consulta 3.2.: Tratándose de guías turísticos que sean personas domiciliadas en el país y que a su vez sean estos empleados de agencias independientes, no procede la emisión de la factura electrónica de compra por parte de su representada, ya que estos guías realizan una actividad económica correspondiente a la prestación de servicios gravables con el IVA, debiendo estar inscritos como contribuyentes ante la Administración Tributaria, tanto para efectos del IVA como del impuesto sobre la renta y emitir sus propios comprobantes electrónicos.

 

De seguido se expone el análisis que sustenta las antergsiores conclusiones:

 

a)      Impuesto sobre el Valor Agregado

 

Mediante el artículo 1 de la LIVA se establece un impuesto sobre el valor agregado (IVA) que recae, de manera general, sobre la venta de bienes y la prestación de servicios, realizados en el territorio de la República. Específicamente con respecto a esta última expresión, el mismo numeral aclara que, en el caso de prestaciones de servicios, estos se entenderán “realizados en el territorio de la República” cuando sean prestados por un contribuyente del artículo 4 de esta ley, ubicado en dicho territorio y que el servicio esté relacionado con un bien inmueble ubicado en el territorio de aplicación del impuesto.

 

En lo que respecta a la prestación de servicios, el hecho generador de este impuesto se encuentra descrito en el artículo 2 de la LIVA, en el que se establece que este se configura con la prestación de servicios, realizada de manera habitual, por contribuyentes de este impuesto.

 

En este sentido, el artículo 4 es claro al indicar que son contribuyentes del IVA tanto las personas físicas como las personas jurídicas que realicen actividades que impliquen la ordenación por cuenta propia de factores de producción, sean estos materiales y/o humanos, con el objeto de intervenir en la producción, la distribución, la comercialización o la venta de bienes o prestación de servicios.

 

Particularmente en cuanto al devengo de este impuesto, éste se encuentra definido en el artículo 3 de la LIVA y desarrollado en el artículo 6 del RLIVA, que en lo que interesa indica:

 

Artículo 6.- Hecho generador en la prestación de servicios.

 

En la prestación de servicios, el hecho generador del impuesto se devenga al momento de la emisión del comprobante electrónico o de la prestación del servicio, lo que se configure primero. En el caso de que se realicen pagos anticipados a la prestación del servicio, o en aquellos servicios prestados por etapas o de tracto sucesivo, el hecho generador se producirá al cumplirse las condiciones para considerar vencido cada fase o etapa. (…)”

 

Con base en lo expuesto hasta el momento, no queda duda de que el IVA es un impuesto que recae de manera general sobre la prestación de servicios, lo cual evidencia la sujeción a este impuesto de los servicios de hospedaje y demás actividades recreativas y turísticas mencionadas en su escrito de consulta, en relación con los cuales su representada ostenta la condición de contribuyente del IVA.

 

Propiamente en cuanto al cálculo del impuesto que deberá repercutir su representada, el artículo 17 del RLIVA establece cuáles son los elementos para la determinación de la base imponible y la tarifa aplicable, los cuales se indican a continuación:

 

“Artículo 17.- Base imponible en la prestación de servicios.

 

1) La base imponible en la prestación de servicios se determina sobre el precio neto de venta, que corresponde al valor total de la contraprestación antes del impuesto e incluye, entre otros conceptos:

 

a)      El monto de los tributos y gravámenes de cualquier clase que recaigan sobre tales servicios, independientemente de que la operación sea al contado o a crédito; en particular el impuesto regulado en los literales a) y b) del artículo 46 de la Ley 1917 Ley Orgánica del Instituto Costarricense de Turismo (ICT).

 

b)      Las subvenciones directas sobre el precio del servicio.

 

c)       Las penalizaciones o indemnizaciones retenidas en operaciones comerciales debido a incumplimientos por parte de quien consume el servicio, tales como las referidas a la cancelación de reservaciones o el incumplimiento de compromisos de permanencia.”

(Subrayado propio)

 

Como se extrae de la cita anterior, la base imponible en la prestación de servicios corresponde al precio neto fijado como contraprestación por el servicio que se brinda, es decir, el precio pactado con el cliente, al cual se debe adicionar los montos de los tributos relacionados con el servicio prestado.

 

Por otro lado, mediante el artículo 10 de la LIVA se establece una tarifa general del 13%, la cual sería en principio aplicable a los servicios de hotelería, recreativos y turísticos a partir del 1 de julio de 2019, fecha de entrada en vigencia del IVA, de no ser por el transitorio IX de la Ley 9635 que estableció la implementación gradual de este impuesto para los servicios turísticos, disponiéndose los siguientes beneficios fiscales:

 

Periodo

Beneficio fiscal

Del

Hasta

01/07/2019

30/06/2020

Exonerados

01/07/2020

30/06/2021

Exonerados

01/07/2021

30/06/2022

4%

01/07/2022

30/06/2023

8%

01/07/2023

En adelante

13%

 

En este mismo sentido, el transitorio IX del RLIVA, aclara que estos beneficios fiscales no serán aplicables en relación con aquellos servicios turísticos que ya se encontraban gravados conforme a la Ley del Impuesto General sobre las Ventas, pues en estos casos tanto los operadores turísticos como los clientes se encontraban acostumbrados a la dinámica de este tipo de impuesto indirecto, a diferencia de aquellos que venían prestando servicios no sujetos al impuesto general sobre las ventas.

 

A este punto, conviene recordar que los servicios de hotelería y servicios de recreo ya se encontraban expresamente gravados con el impuesto general sobre las ventas, de conformidad con los incisos c) y ch) del artículo 1 de la entonces vigente LIGSV.[2] Por lo tanto, aquellos servicios prestados por su representada que sean conceptualizados como servicios de hotelería y de centro de recreo no se verán beneficiados con el tratamiento descrito en el párrafo precedente.

      

Ahora bien, aclarado lo anterior, procede determinar si el cobro del IVA se ve modificado por el hecho de que algunas de las reservaciones de los servicios prestados por su representada se efectúen a través de la plataforma Booking.com. Al respecto, estima esta Dirección que, en estos casos, la plataforma cumple un rol de intermediario que conecta al hotel con los huéspedes, de modo que la comisión fijada por Booking.com por tal servicio de intermediación se convierte en parte del precio que pagarán finalmente los huéspedes a los que su representada brinda servicios de hotelería, ya sea a través de Booking.com o directamente en el hotel. Por lo tanto, se reitera el deber de su representada de cobrar el 13% de IVA sobre estos servicios, cuya base imponible debe incluir la comisión de Booking.com.

 

Por otra parte, desde la perspectiva del hotel, al ser un contribuyente del IVA, el servicio de intermediación prestado por Booking.com corresponde a un supuesto de importación de servicios, asociado a un bien inmueble ubicado en el territorio de aplicación del impuesto, por lo cual está sujeto al IVA según el mecanismo de inversión del sujeto pasivo[3], por lo que deberá su representada auto repercutirse el impuesto de 13% sobre los servicios de intermediación (la comisión) cobrados por Booking.com. Así, con el fin de respaldar la transacción y cumplir con los requisitos asociados a la posibilidad de su representada de acreditarse el IVA auto repercutido, deberá aplicarse lo normado mediante el artículo 25 de la resolución DGT-R-13-2020 denominada : “Resolución sobre cobro y percepción del impuesto sobre el valor agregado sobre servicios digitales transfronterizos”; de las ocho horas con cinco minutos del once de junio de dos mil veinte.

 

b)      Comprobantes electrónicos

 

Con respecto a las diversas consultas de su representada sobre los supuestos en que procede utilizar la factura electrónica de compra, establecida en el Decreto Ejecutivo 41820-H, denominado “Reglamento de Comprobantes Electrónicos para Efectos Tributarios”, debe tenerse presente que el artículo 2 define este tipo de comprobante electrónico del siguiente modo:

 

“11) Factura electrónica de compra. Documento electrónico que emite el adquirente de un bien o servicio para respaldar la operación realizada, en el caso que el contribuyente que venda o preste el servicio no esté obligado a la emisión de comprobantes electrónicos, o bien sea un contribuyente inscrito en el régimen especial agropecuario. La emisión de la factura electrónica de compra no aplica a los casos de contribuyentes del régimen de tributación simplificada, inscritos como emisores receptores electrónicos no confirmantes y entidades reguladas por la Superintendencia de Entidades Financieras (SUGEF) que realizan intermediación financiera, así como el transporte público y el pago a entidades del Estado por las actividades habituales para la cual fueron creadas.”

 

En concordancia con lo anterior, se le indica que el tipo de comprobante electrónico que deberá ser utilizado por su representada como soporte contable y tributario para registrar en su contabilidad las comisiones por servicios de intermediación prestados por Booking.com, será el que sea facilitado por ella, ya que al ser esta una empresa no domiciliada en el país, no podría la Administración Tributaria obligarla a inscribirse como contribuyente y a emitir comprobantes electrónicos autorizados.

 

Bajo este mismo razonamiento, cuando su representada contrate servicios turísticos a guías turísticos que no sean personas domiciliadas en Costa Rica, según las condiciones del artículo 5 del Reglamento a la Ley del Impuesto sobre la Renta, deberá auto repercutirse el IVA que corresponda y proceder según lo indicado en el párrafo precedente en términos de facturación electrónica.

 

En sentido contrario, la emisión de una factura electrónica de compra será improcedente cuando su representada adquiera servicios prestados por personas físicas o jurídicas domiciliadas en el país, sean estas nacionales o extranjeras, que ostenten la condición de contribuyentes del IVA y del impuesto sobre la renta, tal y como sería el caso de los guías turísticos que brinden servicios al hotel y que por tanto sean considerados contribuyentes según el artículo 4 de la LIVA.

 

c)      Impuesto sobre remesas al exterior

 

Por último, se considera necesario hacer referencia brevemente al impuesto sobre remesas al exterior, que es aquel que recae sobre las rentas de fuente costarricense obtenidas por personas no domiciliadas en Costa Rica, es decir, por personas no residentes para efectos fiscales, con el fin de determinar si este impuesto debe cobrarse en las transacciones detalladas en esta ocasión.

 

De conformidad con los artículos 52 y 53 de la LISR, se establece un impuesto que grava toda renta o beneficio de fuente costarricense destinado al exterior. El hecho generador del impuesto se produce cuando la renta o beneficio se pague, acredite o de cualquier forma se ponga a disposición de personas domiciliadas en el exterior. 

 

El artículo 54 del mismo cuerpo normativo preceptúa que, para que una renta pueda considerarse de fuente costarricense, debe provenir de servicios prestados, bienes situados o capitales o derechos invertidos o utilizados en Costa Rica, haciéndose referencia expresa en el inciso c) a aquellas remuneraciones correspondientes a comisiones, como sería el caso de las rentas de fuente costarricense pagadas por su representada a favor de Booking.com.

 

En cuanto a la tarifa aplicable, el artículo 59 de la LISR establece las tarifas aplicables a toda renta o beneficio de fuente costarricense pagado o puesto a disposición de personas no domiciliadas en Costa Rica, estableciéndose en su inciso final que aplicará una tarifa del 30% sobre el monto bruto de aquellas rentas de fuente costarricense no contemplada expresamente en este numeral.

 

De las normas de referencia, esta Dirección General concluye que, producto de sus servicios de intermediación, Booking.com obtiene rentas de fuente costarricense gravables con el impuesto sobre remesas al exterior a la tarifa del 30%, aplicable sobre el monto bruto de la comisión, siendo su representada responsable de efectuar la respectiva retención y trasladar el impuesto cobrado al Fisco, tal y como lo dispone el artículo 57 de la LISR.

 

El anterior razonamiento aplica en igual sentido para efectos de los servicios turísticos contratados a guías turísticos no domiciliados en el país, con la salvedad de que, en estos supuestos, conforme al artículo 59 inciso c) de la LISR, la tarifa aplicable sobre la comisión pagada a estos será del 25% por tratarse de servicios personales.

 

De esta forma quedan atendidas sus consultas.

 

 

Cordialmente,

 

 

Carlos Vargas Durán

Director General de Tributación

 

 

 

Patricia Castillo Vargas.

Directora de Tributación Internacional y Técnica Tributaria.

 

 

MLeón /NAlfaro

 

C: Subdirección de Digesto Tributario, archivo, consecutivo.



[1] Según lo dispuesto en el artículo 13 de la LIVA.

[2] Según lo expresado en el oficio DTI-085-2016 del 24 de octubre de 2016.

[3] Según lo dispuesto en la definición 29) del artículo 1 del Reglamento a la LIVA.