DGT-1640-2018

San José, 09 de noviembre de 2018

 

 

 

 

Señor

 [...]

Representante Legal

 [...] S. A.

 

 

Notificaciones:

 

Fax:   [...]

 

Correo electrónico:  [...] .com

 

Teléfono:  [...]

 

Asunto: Consulta fundamentada en el artículo 119 del Código de Normas y Procedimientos Tributarios,  sobre facturación electrónica.

 

 

Estimado señor:

 

En atención a su oficio sin número del 12 de setiembre de 2018, recibido en la Administración Tributaria de Cartago ese mismo día; mediante el cual, con fundamento en el artículo 119 del Código de Normas y Procedimientos Tributarios, solicita el pronunciamiento de este Despacho con respecto a la forma correcta de  facturar electrónicamente,  se le indica lo siguiente:

 

 

I.                    Antecedentes

 

Manifiesta que es una empresa que se dedica a la actividad No. 659901 Servicio de Préstamo (prestamistas), cuyos ingresos brutos corresponden a los intereses que se generan mensualmente por la prestación del dinero a los clientes después de formalizar una hipoteca o bien un pagaré a un determinado número de años.

 

Indica que durante los meses subsiguientes los clientes se apersonan a las oficinas y pagan en forma periódica montos por concepto de amortización de capital prestado e intereses generados durante el mes transcurrido.

 

Agrega que algunos clientes pueden pagar de forma atrasada las cuotas e indica que en ese instante podrá estar pagando intereses vencidos (intereses registrados como ingreso en meses anteriores, por ende están por cobrar y no corresponden a ingresos en el mes que son pagados por el cliente) e intereses moratorios, junto con la respectiva amortización o abono al capital prestado.

 

Señala que también es posible que los clientes cancelen por anticipado algunas cuotas (conformadas por intereses y abono al principal), por tanto, indica que en el momento del pago esos intereses no son ingresos propiamente del mes en curso sino de meses futuros.

 

Manifiesta que según la Resolución No. DGT-R-039-2018, la cual modifica la resolución DGT-R-012-2018 en su artículo 4, para que donde se indica “Entidades financieras” se lea: “Entidades financieras que realicen actividades de intermediación financiera y que sean supervisadas por la Superintendencia General de Entidades Financieras (SUGEF).”, siendo estas las que  forman parte de la lista de contribuyentes exonerados de emitir comprobantes electrónicos.

 

Indica la interesada que la empresa no es supervisada por la SUGEF, por ser de capital privado y no capta recursos del  público en general.

 

Concluye que a esa empresa le corresponde facturar electrónicamente según las fechas y plazos establecidos por la Administración Tributaria, que en este caso es para el mes de setiembre.

 

 

II.                  Consulta concreta

 

“¿Debe la empresa facturar por medio electrónicos únicamente los ingresos por intereses corrientes y/o moratorios, los cuales constituyen los ingresos ordinarios o renta bruta de la compañía, y así continuar confeccionando un recibo de dinero preimpreso para captar el dinero pagado por los clientes al momento de pagar las cuotas de los prestamos [sic] (abono al capital e intereses)?”

 

 

III.                Criterio de la consultante

 

Indica que la factura timbrada es el documento por el cual se respalda el ingreso de toda empresa en el país, y de ahora en adelante la facturación electrónica será el medio que sustituye en todos los alcances a la factura timbrada. 

 

Manifiesta que la compañía debería únicamente facturar electrónicamente los intereses ganados por la prestación de dinero del mes vigente, porque estos son los generadores de renta bruta para la actividad económica correspondiente, manteniendo el uso de recibos de dinero físicos (formularios preimpresos) para la captación efectiva de los pagos realizados por los clientes o acreedores.

 

 


 

IV.                Criterio de esta Dirección General

 

Una vez examinados los hechos indicados en el escrito de consulta y después de efectuado un análisis de los argumentos expuestos, esta Dirección General le manifiesta que previo a resolver su consulta, es importante  referirse a los siguientes aspectos:

 

En primer lugar esta Dirección General estima que la situación que se plantea en su consulta, no reúne todos los requisitos para ser evacuada según lo que dispone el artículo 119 del Código de Normas y Procedimientos Tributarios (en adelante CNPT).

 

Lo anterior obedece a que el instituto de la consulta del  artículo 119 de referencia, requiere una serie de requisitos, sine qua non, que deben estar presentes en el caso particular, para que esta Dirección General pueda referirse. En efecto, esta norma establece la posibilidad de solicitar a la Administración Tributaria un pronunciamiento previo sobre la aplicación del Derecho Tributario a situaciones de hecho concretas y actuales.    

 

En ese sentido, el párrafo primero del artículo 119 de cita, establece lo siguiente:

 

“Quien tenga un interés personal y directo puede consultar a  la Administración Tributaria sobre la aplicación del derecho a una situación de hecho concreta y actual”. (El subrayado no es del original).

 

De acuerdo con la normativa citada, este Despacho rechaza ad portas la consulta planteada con fundamento en los artículos 119 del CNPT y el 63 del Reglamento de Procedimiento Tributario, Decreto Ejecutivo No. 38277-H de 07 de marzo de 2014 y sus reformas, debido a que no reúne los requisitos para que sea atendida como un consulta fundamentada en la normativa antes citada, toda vez que no solicita un pronunciamiento previo sobre la aplicación del Derecho Tributario a situaciones de hecho concretas y actuales, sino que está solicitando el procedimiento para el cumplimiento de un deber formal, como lo es la forma en que debe facturar electrónicamente.

 

No obstante, esta Dirección General en atención al servicio que debe darse al contribuyente y por razones de economía procesal, se procede a conocer su solicitud  como una consulta pura y simple, en los siguientes términos:

 

El numeral 5 de la Ley de Impuesto sobre la Renta, Ley No. 7092 de 21 de abril de 1988 (en adelante LISR), en concordancia  con el artículo 8 del Reglamento de la Ley de Impuesto sobre la Renta, Decreto Ejecutivo No. 18455-H de 09 de setiembre de 1988, (RLISR), establecen que la renta bruta está formada por el total de los ingresos o beneficios, en dinero o en especie, continuos o eventuales, percibidos o devengados durante el periodo fiscal, provenientes de cualquier fuente costarricense. 

 

Concretamente el artículo 7 de la LISR, en relación con el artículo 11 del RLISR, definen la renta neta como el resultado de deducir de la renta bruta los costos y gastos útiles, necesarios y pertinentes para producir la utilidad o beneficio y las otras erogaciones expresamente autorizadas por la Ley. Asimismo, se señala que cuando los gastos, costos y erogaciones se efectúen para producir indistintamente rentas gravadas y exentas, se deberá deducir solamente la proporción que corresponda a las rentas gravadas. 

 

Por otra parte, el “Principio de Revelación Suficiente” dispone que las informaciones contables deben mostrar con claridad y comprensión todo lo necesario para determinar los resultados de las operaciones de la entidad y su situación financiera.

 

Ahora bien, mediante los oficios DGT-1124-2018 del 20 de setiembre de 2018, DGT-734-2018 del 05 de julio de 2018, DGT-260-2018 del 16 de marzo de 2018, DGT-1070-2015 del 21 de setiembre de 2015 y DGT-614-2014 del 27 de junio de 2014, se indica que la declaración del impuesto sobre la renta debe reflejar la totalidad de los ingresos, costos y gastos y no únicamente aquellos que obedecen a comisiones y/o financiamientos, con el fin de ajustarlo a lo dispuesto en la LISR.

 

En el oficio DGT-1070-2015  se indicó expresamente lo siguiente:

 

“(…) En conclusión y en relación con la consulta A), la renta bruta la constituyen todos aquellos ingresos y beneficios percibidos por su representada en el período fiscal del impuesto sobre la renta (1 de octubre al 30 de setiembre); y en este rubro de renta bruta debe consignar todos los montos facturados a sus clientes, sin excepción alguna. A este monto por concepto de renta bruta, se le debe deducir todos aquellos gastos útiles, necesarios y pertinentes para determinar la renta neta o gravable, monto sobre el que debe calcularse el impuesto sobre las utilidades; de modo que en la declaración del impuesto sobre la renta, su representada debe reflejar todos los ingresos y no únicamente las comisiones.”(El subrayado no es del original)

 

Conforme con lo anterior, para efectos del cálculo del impuesto sobre las utilidades, se deben reflejar todos los ingresos, incluyendo los pagos a terceros y no sólo las comisiones y/o financiamientos u otros pagos por servicios.

 

De esta forma, los contribuyente  deben declarar todos los ingresos que generen sus actividades, incluyendo los ingresos percibidos por concepto de pago a terceros  y los otros montos que correspondan a su particular negocio, a efecto de obtener su renta neta y la base imponible sobre la que debe aplicar la tarifa del impuesto que corresponda.

 

Por otra parte, el artículo 12 del CNPT, establece claramente que los elementos de la obligación tributaria, no podrán ser alterados por actos o convenios de los particulares, que no producirán efectos ante la Administración, sin perjuicio de sus consecuencias jurídico-privadas. Por ello, debe tener claro que los hechos descritos obedecen al modelo de negocio pactado por su representada y sus clientes en cuanto al procedimiento de pago a terceros.

 

Sobre facturación electrónica

 

En el inciso f) del artículo 1 de la Resolución DGT-R-48-2016 de las 8 horas del 7 de octubre de 2016, se establece respecto a la entrega del comprobante electrónico lo siguiente:

 

“f) Entrega del comprobante electrónico: Se entenderá realizado el acto de entrega estipulado en el artículo 85 del Código de Normas y Procedimientos Tributarios, el momento en que el obligado tributario en el mismo acto de la emisión lo envíe y/o lo ponga a disposición por algún medio electrónico o en su defecto imprima y entregue en el mismo acto de la compra-venta o prestación del servicio la representación gráfica de dicho comprobante”.

 

En ese mismo sentido el artículo 10 de la Resolución DGT-R-48-2016 antes citada, indica lo siguiente:

 

Artículo 10º- Entrega y confirmación de los archivos XML al cliente.

 

Sin perjuicio de lo indicado en el artículo 9 de la presente resolución, y con el fin de cumplir con lo establecido en el artículo 85 del Código Tributario en lo referente a que la entrega del comprobante se debe dar en el mismo acto de compraventa o prestación del servicio, y con el objetivo de no obstaculizar el giro habitual del negocio; todos aquellos obligados tributarios que deban de enviar los archivos XML a la Dirección General de Tributación para su respectiva validación, deberán de entregar el comprobante electrónico y la representación gráfica al  receptor por el medio que se hubiese acordado entre ellos una vez generados por el sistema, aun cuando no se cuente con el mensaje de confirmación ya sea de aceptación o rechazo  por parte de la Dirección General de Tributación.(…)” El subrayado no corresponde al original.

 

Obsérvese que la emisión de la factura debe ser inmediata en el mismo acto de compraventa o prestación del servicio; en este caso, cuando sus clientes realicen cada pago de sus operaciones financieras.

 

De conformidad con lo expuesto, no solamente se deben facturar y registrar los ingresos por ingresos por intereses corrientes y/o moratorios que recibe su representada, sino también aquellos registros que de acuerdo al modelo de negocio elegido, correspondan a los servicios que la empresa asume como costos, para posteriormente trasladarlos por medio de la factura de cobro de servicios a sus clientes. Así las cosas, se estima que el contribuyente se encuentra obligado a declarar la totalidad de sus ingresos, costos y gastos, sin hacer exclusiones que la Ley no indica.

 

En consecuencia, esta Dirección General considera que la consultante debe registrar en su declaración del Impuesto sobre la Renta,  todos los ingresos que generen sus actividades, incluyendo los ingresos percibidos por abono al capital, intereses (corrientes y moratorios), a efecto de obtener su renta bruta y determinar la base imponible  del impuesto a partir de la deducción de los costos y gastos útiles y necesarios para determinar la renta gravable,  a fin de aplicar la tarifa del impuesto que corresponda según su actividad económica.

 

Por ello, en la factura electrónica que emita debe consignar todos los elementos que deba cobrar, mostrándolos por separado (cada concepto en cada línea de la factura electrónica), esto para poder determinar el monto de cada rubro, no solamente el ingreso neto (intereses corrientes y/o moratorios -de ese mes, meses pasados y/o futuros-). Así las cosas, el uso de formularios preimpresos no está autorizado para sustituir la factura electrónica.

 

 

Atentamente,

 

 

 

 

 

 

 

Carlos Vargas Durán

Director General de Tributación

 

 

 

 

 

Francisco Fonseca Montero

Director Tributación Internacional y Técnica Tributaria

 

 

 

 

 

MBenavidesR/JVillarrealG

 

C: archivo, consecutivo, Subdirección de Digesto Tributario