IMPUESTO SOBRE EL VALOR AGREGADO: Contribuyentes. Usuarios del servicio UBER (deben tener fondo suficientes en sus tarjetas). Retención del  impuesto. Servicios digitales transfronterizos (prestado por plataforma electrónica). Territorio nacional (En el). Comercio internacional. Comercio electrónico. Socios colaboradores. No se está autorizando o legitimando la actividad (actualmente irregular). Emisores de tarjetas (crédito o débito). Agentes de percepción. Inscripción de contribuyentes. Adquisición de bienes tangibles y servicios intangibles internacionales.  

 

 

“[…]  serán los usuarios del servicio de UBER quienes sí deberán  pagar impuesto al valor agregado; esto debido al servicio transfronterizo que están recibiendo en el territorio nacional.  De esta manera, en el Reglamento al Impuesto sobre el Valor Agregado, Título I de la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, No. 9635 de 3 de diciembre de 2018, que estuvo en consulta pública el 10 de abril, referente al impuesto al valor agregado, se reguló este tipo de servicios como “servicios digitales transfronterizos”.

 

Ahora bien, serán los agentes bancarios emisores de las tarjetas costarricenses, quienes fungirán como agentes de percepción del impuesto, es decir que cuando se lleve a cabo una transacción de este tipo, el banco captará el monto de impuesto y lo enterará al fisco; por lo que la tarjeta deberá contener los recursos suficientes, incluido el monto del impuesto, sino la transacción será denegada.

 

De esta manera, las empresas que no deseen que a sus clientes se les retenga el impuesto de la manera antes indicada, podrán inscribirse ante la Administración Tributaria  y ser  estos los que reporten y recauden el impuesto. […]”