FACTURA ELECTRÓNICA: Empresas de transporte aéreo (nacional e internacional). Fuente costarricense. Sujetos obligados a emitir factura electrónica. BASE CIERTA: Determinación de la renta bruta.   

 

 

“[…] este Despacho, por las razones que se exponen a continuación, no comparte la posición vertida por “ [...] ”, en el sentido de que los comprobantes electrónicos no son obligatorios para ellos, por las siguientes razones:

 

En relación al tema del cumplimiento de las obligaciones establecidas por ley sobre aquellos impuestos administrados y fiscalizados por el Instituto Costarricense de Turismo –ICT-, debe considerarse que por expresa disposición del Legislador Patrio, nos encontramos frente a distintos tipos de impuestos, que además son administrados y fiscalizados por distintas Administraciones Tributarias –ICT y Dirección General de Tributación-, los cuales tienen elementos estructurales diversos, que si bien eventualmente podrían servir de insumo para los controles de datos de trascendencia tributaria que esta Dirección General pueda estimar útiles y pertinentes, de ninguna forma sustituye o reemplaza el deber formal de emitir comprobantes autorizados para respaldar sus ingresos, costos y gastos, en los casos del impuesto sobre la renta y general sobre las ventas, los cuales deben ser cumplidos necesariamente por los obligados tributarios, de conformidad con el marco legal vigente, razón por la cual debe rechazarse su argumento en este sentido.

Esta Dirección General difiere del criterio externado por su representada, en el sentido de que las empresas de transporte aéreo de personas no se encuentran obligadas a emitir facturas (físicas o electrónicas) de acuerdo con lo establecido en el artículo 11 inciso 4 del RLISR,  por cuanto ya esta Dirección General estableció su posición en el sentido que el contribuyente se encuentra obligado a determinar su obligación tributaria sobre una base cierta, sea con base en la información contable, los comprobantes autorizados y demás información que la respalde; lo anterior por cuanto los mecanismos de determinación de la obligación tributaria se encuentran sujetos al principio de reserva de ley (artículo 5 inciso a) del Código de Normas y Procedimientos Tributarios –CNPT-), así como a la regulación específica de cada ley especial de impuestos; posición que ha sido establecida por este Despacho en el oficio DGT-868-2017 de anterior referencia.[…]

 

De este análisis integral que se ha realizado, se puede entonces inferir que el tipo de actividad económica que realizan sus afiliados, requiere y precisa que exista la factura comercial para que de esta forma pueda tener certeza la administración tributaria sobre la renta bruta que posee cada uno de sus contribuyentes. Además, esto nos lleva a establecer que al no ser exceptuada por ninguna norma legal la utilización de la factura por parte de su representada, deberá acogerse a lo establecido en las disposiciones normativas vigentes y pertinentes para este tipo de documento.

 

Como corolario de lo dicho, esta Dirección General es del criterio que tanto para los asociados representados por  la Asociación de  [...] “ [...] ”,  así como para el resto de contribuyentes del país, le es aplicable el régimen de Facturación Electrónica, estando obligados por el ordenamiento jurídico a llevar facturas de sus servicios prestados, tanto para el caso del transporte aéreo nacional como internacional, cuya fuente sea costarricense; documentos que validan la base cierta para la determinación de su renta bruta, por lo que deberán acogerse a lo establecido en las resoluciones citadas, en lo referente al uso y aplicación de los comprobantes electrónicos en materia tributaria. […]”